(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Mar y cielo : tragedia en tres actos"

6S75 

EL TEATRO 



COLECCIÓN DE OBRAS DRAMÁTICAS Y LÍRICAS 



MAR Y CIELO 



TRAGEDIA EN TRES ACTOS 



ORIGINAL DE 



DON ÁNGEL GUIMERA 



Y TRADUCIDA DEL CATALÁN 



DON ENRIQUE^GASPAR 



SEGUNDA EDICIÓN 



MADRID 
FLORENCIO FISCOWICH, EDITOR 

(Sucesor de Hijos de A. Guitón) 
PEZ, 40.— OFICINAS: POZAS, 2, 2* 

1897 

m 



MAR Y CIELO 



MAR Y CIELO 



TRAGEDIA EN TRES ACTOS 



ORIGINAL DE 



DON ÁNGEL GTJIMERA 



Y TRADUCIDA DEL CATALÁN 



DON ENRIQUE GASPAR 

Estrenada con extraordinario aplauso en el TEATRO CALVO-VICO, de 

Barcelona, el 26 de Julio de 1SSS, y en el TEATRO ESPAÑOL, de Madrid, 

el 20 de Noviembre de 1891. 



MADRID 
SUCESORES DE RODRÍGUEZ Y ODRIÓZOLA 

ATOCHA, 100, PRINCIPAL 

1897 



REPARTO EN LOS DOS TEATROS 



EN BARCELONA 

PERSONAJES ACTORES 

BLANCA Doña Luisa Calderón, 

SÁID Don Rafael Calvo. 

CARLOS » Donato Jiménez. 

FERRÁN » Ricardo Calvo. 

JUAN » Carlos Sánchez. 

HASEN » Antonio Perrín. 

M ALEK » José Calvo. 

OSMAN >> Fernando Calvo. 

MAHOMET » Pedro Moreno. 

GUILLEN » Jaime Rivelles. 

ROQUE » Francisco Perrín. 



EN MADRID 

BLANCA Doña Luisv Calderón. 

SÁID Don Ricardo Calvo. 

CARLOS » Donato Jiménez . 

FERRÁN » José Pérez. 

JUAN » Ramón Vallarino. 

HASEN » Jaime Rivelles. . 

MALEK » José Calvo. 

OSMAN » Manuel Molina. 

MAHOMET » Eduardo López Chico. 

GUILLEN » Fernando Calvo. 

ROQUE » Fnrique Paradas. 

Corsarios, marineros, soldados, etc. 
Año 1630. — Izquierda y derecha, las del actor.. 



AL CONCIENZUDO Y LEAL CRÍTICO 
Don Luis Alfonso. 



Mi querido luis: íbamos á sentarnos á la mesa, cuan- 
do te pusiste á leer los primeros versos de la incompara- 
ble tragedia Mar y cel, de Ángel Guimerá. Aquella no- 
che comíamos dos horas más tarde de lo ordinario, ávi- 
dos de conocer el fin. 

Pocas semanas después, te ofrecía la dedicatoria de 
mi traducción, débil reflejo del original, cuya oferta me 
complazco hoy en hacer pública, dándote asi testimonio 
de lo mucho que te agradezco la visita que me hiciste á 
Olorón con tan valioso regalo, y del deseo de que la repi- 
tas, asi por lo que se aprende contigo, como por la ex- 
pansión que con ello procuras á la antigua amistad que 
nos une. 

Tuyo, 

Perpiñáu, 1891. 



668617 



Digitized by the Internet Archive 

in 2012 with funding from 

University of North Carolina at Chapel Hill 



http://archive.org/details/marycielotragedi25216guim 



ACTO PRIMERO 



Cámara de un bajel de corsarios argelinos. El palo mayor atraviesa la esce- 
na. En el fondo derecha, la puerta de un camarote. A la izquierda, la 
escala que conduce á cubierta; por encima del último escalón se divisa el 
cielo entre las jarcias. En el lado derecho una gran porta, sobre la que 
descansa un cañón, y por la que se ve el agua y el cielo. A la izquierda, 
la litera del Sáid. Delante del palo mayor, entre la puerta del camarote 
y la de la escala, cajas y sacos; encima de ellos un farol grande apagado. 
Mesas y escabeles, armas suspendidas, cadenas, garfios é instrumentos de 
abordaje, cubren la escena. Cae la tarde. 



ESCENA PRIMERA 

SÁID, dormido en la litera. HASEN, de pie al lado suyo. JUAN, re- 
costado junto á la mesa. MAHOMET, sentado en el suelo y limpiando 
varias armas que entrega á OSMAN para que las suspenda por las paredes 
y del palo mayor. 

Mah. • Ten, cuélgala; ya está. 

(Dándole el arma que acaba de limpiar). 
Osman. ¿Qué hay en la hoja? 

Mah. (Devolviéndosela). 

Sangre de la otra noche, Nada. 

(Se la entrega de nuevo). 



OSMAN. (Al pasar junto á Juan, que se sorprende como si lo despertara). 

Quita. 
Mah. Ya vendrán á limpiarla otros combates. 

Sangre lava la sangre. 
OSMAN. (Mirando por la porta al pasar). Por las olas 

como delfines avanzamos. Fresca 

sopla la brisa. ¿Sientes? Si no amaina, 

posible es que en Argel nos encontremos 

antes de cuatro días. 
Mah. Si es que el Arráez 

lo quiere así. Ten. (Dándole otra arma). 
Osman. ¡Cómo! ¿No le basta 

la presa de Mallorca? Me parece 

que galeras como ella ya no hay muchas. 
Mah. ¿Te cansa el trabajar? A caza doble... 

¡doble parte! 
HaSEN. (Con mal reprimida impaciencia). 

Sáid duerme; despertádmelo, 

y al mar os tiro á entrambos de cabeza. 
Osman. Baja la voz. (A Mahomet, con quien sigue hablando). 
Hasen. ¡Malditos! 

Juan. (Aparte con profunda tristeza). Si como ellos 

tuviera el alma yo, fuera, olvidando, 

feliz también; pero ¡ay! ¿Cdmo se olvida? 
Osman. ¡Hasen! 
Hasen. ¿Qué quieres? 

Osman. ¿Y la fiebre? ¿Dura? 

Mah. Y lo que aún durará. 
Hasen. (Siempre desabrido). No; ya ha pasado; 

pero el reposo le conviene. 
Osman. ¿Luego 

la herida?... 
Hasen. Por fortuna, no fué nada. 

Mah. ¿Cdmo? 
Hasen. (Satisfecho.) Yo estaba allí, siempre en mi sitio; 

ya sabéis cuál. En el bajel, apenas 

dio el cuerno la señal del abordaje, 

mi hacha empuño, y le sigo como debe 



— 9 



OsMAN. 

Hasen. 
Mah. 

OSMAN. 

Mah. 

OSMAN. 

Hasen. 
Mah. 

Hasen. 



OSMAN. 

Mah. 

Osman. 

Juan. 

OSMAN. 

Juan. 

Osman. 

Mah. 

Osman. 

Mah. 



seguir en el peligro el perro al amo. 

De un salto aborda la enemiga nave; 

yo tras él voy. Cuando de pronto un arma 

le amenaza mortal; el aire corta 

mi bien asido hierro; al bajar silba, 

y abierta por mitad rueda en el puente, 

cual rajada sandía, una cabeza. 

Lo de éste fué un rasguño, hecho en el brazo 

por uno que, al herir, ya estaba muerto. 

Si viviese Ismael... ese entendía 

la ciencia de curar. 

Como ninguno. 
Ya sana tiburones. (Ríense). 

Dos pedazos 
hizo la bala de él. 

(Riendo). Mas feo que antes 

la muerte lo dejó. 

Por Sáid lo siento. 
No hay por qué. Ya lo cura la cristiana. 
Cuando manos tan finas cuidan de uno, 
bien se puede estar malo. 
(Con enojo). Las mujeres 

que él caza sobre el mar en su galera, 
son del harem tributo, y ni las mira. 
Dicen que iba á ser monja. 
(Riendo). ¡Pues buen cambio! 

¡Juan! 

¿Qué? 

Acércate. 

No; dejadme. 

¡Qué hombre! 
Toma. (Dando su puñal con mango en forma de cruz). 

¡Yaya un puñal! (Colgándole en sitio visible). 
De los cristianos. 
Ten cuidado con él; parado corta. 
Aunque ya viejo soy, no he visto caza 
como ésta desde que ando en el oficio. 
Por un lado la moza, aunque no es nuestra; 



10 



OSMAN. 

Hasen. 
Mah. 

OSMAN. 

Mah. 

OSMAN. 

Mah. 
Osman. 
Hasen. 
Osman. 



Mah. 

Osman. 

Mah. 



Osman. 



Said. 

Osman. 

Said. 



Osman. 

Said. 

Mah. 

Osman. 



luego el viejo, su padre, que el rescate 
pagará bien; es rico. Añadid carga, 
patrón y marineros. 

¿Y son muchos? 
Veintiocho ó más. 

Pues quince mil doblones 
se pueden dar en junto por lo bajo. 
¡Quince mil! Á ser míos... ¡Qué ya quince!... 
¡Mil que fueran tan sólo! 

Nunca estorban. '■» 
(Sáid se despierta y escucha). 
¿Qué harías de ellos á tu edad? 

Tenerlos. 
¡Tenerlos! (Riendo con desprecio). 

Pues ¿y tú, qué harías? 

Darlos. 
Con mil doblones y yo en tierra, nadie 
más dichoso en el mundo. En Argel vive 
la mujer á quien amo; el padre es rico; 
yo no. Con esa suma fuera mía. 
Pues róbala. 

¡Jamás! 

¿Lo haces por gusto 
tan sólo de robar á cada instante, 
y á ella que te hace falta la respetas? (Los otros ríen). 
¿Qué entiendes de eso tú? Sí, me ama; pero 
también ama á los suyos, y sería 
partirle el corazón. Primero de otro. 
¡Osman! 

¡Mi amo! 

En Argel los mil doblones 
que ambicionas tendrás por ese anillo. 
(Arrojándole uuo que se habrá quitado). 
¡Cómo!... No puede ser. (Trata de devolvérselo). 

Tómalo; es tuyo. 
(¡Necio, todo lo da!) 
(Murmurando con los otros). 
(Agradecido). ¡Sáid! 



— 11 — 

Said. Buena suerte. 

Hasen. ¿Lo hace él? Bien hecho está. (A Mahomet). 
Said. ¿De otro la vieras? 

Osman. Antes que presenciarlo, por la borda 

de cabeza en el mar me arrojaría. 
Said. Bien. (Satisfecho). Salid. (A los otros). ¡Hasen! (Mamando). 
Hasen. ¡Mi amo! 

Said. ¡Afuera he dicho! 

(A los otros que aún no se han marchado). 

Ponme bien esta venda que se afloja. 

(A Hasen iracundo). 

Me la atas siempre mal. 
Hasen. (Los otros suben). Señor... 

Juan. (Aparte desde la mitad de la escala). (De nuevo 

con mi esposa soñé. ¡Triste pasado! 

¡Quién del pecho arrancármelo pudiera!) 
Said. (A Hasen que continúa vendándole). 

¡Mal rayo! Quita; vete; tú no sabes. 

Haz que venga al momento la cautiva. 

(Hasen va en su busca y vuelve antes que los prisioneros). 



ESCENA II 

SÁ1D y HASEN; luego, BLANCA y CARLOS 

Said. ¡Si viviese Ismael!... Ya de Osman hice 

todo un hombre feliz. Ahora este nudo (impaciente). 
me aprieta y me lastima. Y bien, la esclava, 
¿qué hace, Hasen, que no viene? ¿Ves? La sangre 
vuelve á brotar de nuevo por tu culpa. 
(Con ira. Aparecen Blanca y Carlos). 

Hasen. Señor... 

Said. ¡A latigazos en la espalda 

te haría aprender yo! Cristiana, acércate. 

Hasen. (Si otro me hablara así, lo aplastaría). 

Said. (A Blanca con aspereza). 

Véndame como hiciste esta mañana. 
Se ha vuelto á desatar. ¿Qué te detiene? 



12 



Blanca. 

Said. 

Carlos. 

Said. 



Ha sen. 

Said. 
Hasen. 

Said. 



(Perdonadme, Jesús, si otra vez toco 

la mano de este infiel). (Impaciente y con rudeza). 

Pronto, cautiva. 
(¡Que esto sufra!) 

¡Mas, cómo! ¿Aún con esposas? 
Y su padre también. ¡Por Alá! Espera. 
¿Qué te he mandado yo? (A Hasen). 

Las ligaduras 
quitarles quise. 

¡Y bien! 

Malek se opuso. 
Dice que él manda aquí cuando estás malo. 
¿Sí? (A Blanca). Acércate. 

(A Hasen). A Malek dile que venga 

pronto, ó voy yo por él. ¡Fuera estos hierros! 
(Quitándole los suyos á Blanca). 
¡Qué temer de un anciano y de una niña! 



ESCENA III 

SÁID, BLANCA y CARLOS 



Said. Ven tú; (A Carlos). 

Carlos. No; bien están. 

Said. ¿Qué dices? 

Blanca. Nada. 

Yo misma acaso pueda. (Desligando á su padre). 
Said. (Pensando en Malek). (¡Me cree enfermo!) 

Carlos. (Mejor fuera morir). (A Blanca). 
Blanca. (Aparte á Carlos). (Sí; mas cual mártires 

luchando por la fe). 
Said. ¡Vamos! ¡Despacha! 

(A Blanca con indiferencia, tendiéndole el brazo herido). 
Carlos. (¡Y en mi presencia! ¡Ay, Dios! ¿Cómo á esta gente 

no la ha tragado el mar? 
Blanca. Ya está. 

Said. Tampoco 



— 13 — 

sabes tú. ¿Y aún no viene? (Por Malek). 

Pues ¿qué aguarda? 

¿Ya estás contenta? 
Blanca. ¿Yo? 

Said. De verte libre. 

Carlos. ¡Libre en tu nave! 
Said. (Me impacienta el viejo, 

y he de hacerme violencia). Tú, cautiva, 

que no hable más. — ¡Este Malek!— ¿Tu nombre? 
Blanca. Blanca. 

Carlos. (No le respondas). 

Said. (Con profunda tristeza). ¿Blanca has dicho? 

¡Por qué hablaste! ¡Qué golpe aquí! (Por el corazón). 

¡Mi madre 

se llamó así también. Por fin. (Viendo á Malek). 
Carlos. (A Blanca). (¡Qué monstruos!) 

ESCENA IV 

DICHOS; HASEN y MALEK 

Said. (¡Vil!) (Por Malek) 

Malek. ¿Me llamabas? 

Said. Sí; para decirte 

que mientras se abran á la luz mis ojos 

y tenga aliento yo, soy aquí el amo. 

El que vivir permite y morir manda, 

dando por ley á todos su capricho. 

Mi segundo eres tú, y á ti tan sólo 

te toca obedecer; y ¡ay! si replicas. 

Tú, tal cual eres, donde estoy no Ilegas. 

Yo, tal cual soy, de donde estés te saco. 
Malek. Pero libres... 
Hasen. ¡Malek! 

Said. ¿Y qué me importa. 

de ellos á mí? Que vivan, y en la plaza 

caros después se vendan; pero quiero 

que cumpláis lo que mando. 



— u — 

Malek. Tú no adviertes 

que estás herido y te reemplazo. 
SAID. (Saltando de la litera). Ayúdame, 

Hasen. 
Hasen. ¿A. dónde vas? 

SAID. (Apoyándose en Hasen). Sobre cubierta. 

Este: (A Malek). tú, no. 
Hasen. (¡En qué estado!...) 

Said. Mis valientes 

me verán y él también. (Por Malek). 

¡Por cuatro gotas 

de sangre que perdí! ¿Si habrán pensado 

que al delfín se le caza como al tordo? 

(Andando con dificultad desaparece por la escala). 
Malek. (¡Si caes un día entré mis uñas!...) 





ESCENA V 




BLANCA y CARLOS 


Blanca. 




Carlos. 


¡Blanca! 


Blanca. 


Fuerza es morir. 


Carlos. 


¡Venga 1 



Blanca. 



Carlos. 
Blanca. 



¡Padre! 

la muerte 

de mano de esta chusma, y no me importa! 
Pero suicidas ser, y en el infierno... 
No sigáis, padre. ¡Oh, Dios! ¡Qué triste suerte 
la nuestra! Un sueño lo que en torno miro 
me parece no más. 

¡Gente maldita! 
Recuerdo, sí, que su bajel al nuestro 
se acercaba. Amarillo cual la cera 
vos ante mí os pusisteis. Los cañones 
rodaban por el barco, y relucían 
hierros por todas partes y miradas, 
mientras que cada vez aquella nave 
se aproximaba más. — «¿Qué quieren?...» — Grito: 



— 15 — 



— «Los corsarios.» — Responden. — «¡Los corsarios!» 
Y caigo desplomada. Al recobrarme, 
vi hundiéndose en el mar nuestra galera, 
y hallé muerta ó cautiva á nuestra gente. 

Carlos. ¿Y mañana? ¡Qué horror! 

Blanca. ¿Por qué al mañana 

teméis así? 

Carlos. De mis cadenas, hija, 

me puedo libertar; tengo fortuna, 
y un viejo vale poco. Mas tú, joven 
y hermosa... ¡Blanca! ¡Blanca' 

Blanca. No; cautiva 

no me veréis jamás; antes... 

Carlos. ¿Qué dices? 

Calla, que al cielo ofendes. Tú eres buena, 
y hará Dios por nosotros un milagro. 
Fuera injusto el castigo. Nuestros bienes 
á la Iglesia ofrecí; tú en un convento, 
donde aún muy niña te llevé, has vivido. 
¿Quién más pura que tú, Blanca, en el mundo? 
¿Puede ser un pecado á Barcelona 
llevarte á que profeses en el Carmen, 
junto á mi buena hermana, la abadesa? 
No; que es tu vocación. 

Blanca. ¡Oh! Sí. 

Carlos. Y aún dicen 

si el rigor extremamos: ¿y en España 
también nació esta gente? Si las naves, 
al salir expulsados de Valencia 
veinte años hace, ¡hubiéranles abierto 
en alta mar á toda esta gavilla!... 
Pero á Argel los llevaron, y hoy nos pagan. 

Blanca. Según eso, ¿no es crimen el matarlos 
en servicio de Dios? 

Carlos. No... Cada reprobo 

que exterminamos, en el infierno se hunde, 
y se abre el cielo el que al morir lo mata. 

Blanca. No sé, padre, no sé; tal vez me envía 



— 16 — 

Dios esta prueba por mayor ventura. 

— Muy niña, en una celda me encerrasteis, 

donde el servicio santo, á pesar mío, 

con infantiles juegos alternaba. 

Lloré de verme sola, y en el templo 

me distraje á menudo. ¡Cuántas veces 

hasta vi á las muñecas juguetonas 

llamarme con los ojos! Pero súbito, 

la frente levantaba asustadiza, 

sintiendo osuda mano en las espaldas 

y del coro el susurro. En los altares 

aún alguna muñeca aparecía; 

pero entonces, ¡qué tristes me miraban! 

Los juegos olvidé: mas vino un punto 

en que algo parecido á sacudidas 

de alas, el corazón se puso á darme. 

En la huerta, á los pájaros el muro 

saltar veía y emprender el vuelo, 

y entonces preguntábame: «¿Qué puede 

más allá del cercado haber, que todos 

se marchan del jardín, y al irse cantan?» 

Me encaramé en un tronco y... ¡Oh, Dios mío! 

¡Qué placer! Descubrí del otro lado 

calles y gente. Rubios como el oro 

vi á dos niños jugar. ¡Qué alegres eran 

sus saltos y sus risas! De un postigo 

saliendo una mujer: «Hijos del alma, 

que llega vuestro padre» — dijo, — á tiempo 

que ya los estrechaba entre sus brazos 

un hombre... así, como éstos; pero oía 

sus palabras y besos amorosos, 

y me puse á llorar porque él lloraba. 

Esto es lo que pasd; ¡cosas de niña! 

Ya más grande, . del mundo en la clausura 

los placeres cifré. Mas hoy preguntóme: 

«¿Qué has hecho tú, infeliz, en holocausto 

de tu Dios? Si tu vida consagrada 

le ha sido, ¿obra no es todo de tu padre? 



— 17 — 

Vos me hicisteis cual soy. Por eso juzgo 

que acaso en esta nave Dios me tiene 

sometida á la prueba, y yo os prometo 

digna ser de llamarme esposa suya. (Con resolución). 

Carlos. ¡Oh! Qué orgulloso estoy de haberte al mundo 
robado: tú naciste para el cielo. 
Nuestra suerte no más me espanta, el cáliz 
apartad, ¡oh, Señor! 

Blanca. (Con entusiasmo). No de mi boca; 

quiero toda la hiél, toda, apurarla. 

Carlos. No te comprendo. 

Blanca. Ni explicarlo es fácil; 

no me entiendo yo misma. De su altura 
me mira Dios, y basta; soy dichosa 
arrostrando el peligro. 

Carlos. (Viéndolos llegar). ¡Los corsarios! 

(Vase con Blanca al camarote). 



ESCENA VI 

HASEN y OSMAN; aquél baja, llevando una tea, con la que en- 
ciende el farol. Osman conduce á Ferrán y se marcha después. Escena 
oscura. 



Hasen. Nada de media luz; que las mentiras 

pueda leerlas Sáid en el semblante. 

A ver si es el patrón corto de lengua. 

(Sopla la tea y la tira al mar). 

Se apagó; un poco de humo, y luego al agua. 

Si se obstina en callar, mal va á pasarlo. 

No se juega con Sáid. ¿Y qué? ¿No viene? 
OSMAN. Ya está aquí. (Desde la mitad de la escala). 



18 



ESCENA VII 

FERRÁN y HASEN 

Hasen. Bien: dejadlo, y que vigilen 

dos hombres esa escala. 

(Vase Osman. Dos marinos se pasean por la cubierta). 
Ferran. (Muy tranquilo). ¡Qué soberbio 

camarote! ¿Es de Sáid? 
Hasen. Justo: del noble, 

del gran Sáid. 
Ferran. Bien me gusta á mí la gente 

como él. Es un valiente; yo lo afirmo. 
Hasen. ¿Le tienes voluntad? 
Ferran. Tanto como eso... 

Ponte en mi caso tú... 
Hasen. Pero es que él hace 

lo que debe. Algo peores sois vosotros; 

mucbos peores que él. Allá veríamos 

si en su lugar te hallases... 
Ferran. ¿Y quién dice...? 

Calma; te dejas ir á todo trapo. 
Hasen. Si no, responde, á ver. Dueño del buque 

y de la gente presa, ¿tú qué harías? 
Ferran. Yo, nada... ó casi nada. 
Hasen. ¿Qué? 

Ferran. Colgarlos 

por gallardete á todos de una entena, 

y á tu noble patrón encima de ellos. 
Hasen. ¡Hijo al íin del Mesías! (Amenazándole). 
Ferran. No preguntes. 

Oye. ¿Qué vengo á hacer en esta cámara? 
Hasen. Ya Sáid te lo dirá. No le respondas 

sin mentir, y en las vergas, en el sitio 

que tú le destinabas, te veremos. 
Ferran. No. Le puedo valer muchos zequíes 

en la plaza; soy joven y con fuerza 



— 19 - 

para aplastarte á ti y á vuestra chusma. 

A tu amo no. 
Hasen. (Yéndose), Le pegaría. 
Ferran. Aguarda. 



ESCENA VIII 

FERRÁN 

¡Qué genio! Se marchó. Como de molde 
le viene el mote, á fe. Perro le llaman 
de Sáid, y si no ladra es por milagro. 
Yo que iba á preguntarle por mi prima 
y por el pobre viejo. En fin, sentémonos. 
¿Qué me querrá el corsario? Que interrogue; 
yo hablaré ó no hablaré. Ya viene. ¡Blanca! 



ESCENA IX 

BLANCA y FERRÁN 

Blanca. Tu voz reconocí; no me he engañado. 

Ferran. ¿Y tu padre? 

Blanca. ¿Le aviso? 

Ferran. Luego. Dime: 

¿cómo libres estáis mientras nosotros, 
sin luz, atados y en montón nos vemos? 

Blanca. Está herido el patrón y á mí me obligan 
á asistirle. Verás... mi padre... 

Ferran. Espera... 

y escúchame, por Dios. Acaso á hablarte 
voy por última vez; pronto vendidos 
seremos. 

Blanca. (¡Yo, jamás!) 

Ferran. Y entonces, Blanca. 

Blanca. Todo lo puede el cielo; él nos ampare. 

Ferran. Dices bien, es verdad; pero quisiera 



— 20 — 



revelarte un secreto de otros días, 
que nunca, te lo juro, de mi pecho 
lo he dejado salir. ¿Te acuerdas, Blanca, 
de cuando éramos niños? 

Blanca. Sí. 

Ferran. Tu madre... 

Blanca. La perdí á los tres años. Paz disfrute. 

Ferran. Te destinaba á ser esposa mía. 

Blanca. ¡Oh! ¿Qué dices, Ferrán? (Sorprendida). 

Ferran. Y yo, aunque niño, . 

te amaba entonces ya. Nunca mi boca 
tal confesión hiciera; mas pues todo 
ves que, hasta tu clausura, va á romperse, 
sábelo, prima, al fin, antes que vengan 
por siempre á separarnos. Tú creías, 
porque aturdido y loco me encontrabas, 
cuando á través de las macizas rejas 
del triste locutorio nos hablábamos, 
que allí vacío el corazón llevaba, 
como aquellas mujeres que en el claustro 
nada en el suyo, sino á Dios tenían... 

BLANCA. (Ofendida y ruborosa). 

Harto has dicho, Ferrán; tristes resuenan 
en el alma tus frases pecadoras. 
¿Qué ves mundano en mí que así te atreves, 
á hablarme del amor, hijo del diablo? 

Ferran. No pecaba, y también habló de amores 
tu padre con su dulce compañera. 

Blanca. No te quiero escuchar. 

Ferran. Aquí, las almas, 

vienen á amar. 

Blanca. A Dios. 

Ferran. A Dios, es cierto; 

pero en sus obras. 

Blanca. ¡Calla! ¡No blasfemes! 

Ferran. ¿Qué fuera si no el mundo? ¿Qué la vida?' 
En la sombra encerrados, ¿qué servicios 
prestamos al Señor? Por todas partes 



— 21 — 

su templo se levanta. ¡Ah, prima mía! 

¡Lo que eras y eres hoy! ¡Cuánto has cambiado! 
Blanca. Ferran, es que odio al mundo, y con mirarte 

peco ya. 
Ferran. Por Dios, Blanca... 

Blanca. (Sin saber qué decir). Es que los hombres.. 

Ferran. Sigue. 
Blanca. Sois Satanás . . . 

Ferran. No. 

Blanca. Y se condena 

la que os escucha. 
Ferran. ¡Cómo! ¿Quién tal dice? 

Blanca. Jesús. 
Ferran. ¿Dónde? 

Blanca. En sus libros... Venid, padre. 

(Viéndole llegar). 

Vos sabréis responderle; yo no acierto. 



ESCENA X 
BLANCA, FERRÁN y CARLOS 



Ferran. 
Carlos. 
Blanca. 
Ferran. 



Blanca. 

Ferran. 
Carlos. 

Ferran. 



¡Tío! (Abrazándole). 

Ya ves, Ferrán; ya ves. 
(Bajo el influjo de su idea). Decidle... 

Más que mi cautiverio, lo que acabo 
de escuchar me sorprende. ¿Y esta es Blanca? 
¡Ella, alegre y festiva en otro tiempo, 
y hoy apagada y fría como el mármol! 
¡Rostro de niña y corazón de vieja! 
No. 

¡Y todo por decirla que la amaba! 
¿Quién? ¿Tú? Primero el mar le abra la tumba, 
que de otro que de Dios se llame esposa. 
Viremos en redondo. No ignoraba 
la razón de llevaros en mi nave 
de Palma á Barcelona. Si cautivos 



— 22 — 

no estuviéramos hoy, Blanca en el claustro 
ya se hallara tal vez, y de mi boca 
nada hubiera salido. Ahora pregunto: 
Si el amor la ofendía siendo libre, 
¿cómo lo llamará viéndose esclava? 
(Blanca ha ido á mirar por la porta). 

Carlos. Pero dime, Ferrán. ¿No habrá algún medio 
de huir? 

Ferran. ¿Cómo? 

Carlos. Por Blanca. 

Ferran. ¡Con mi sangre 

la rescatara yo! 

Blanca. (¡Dios mío! Tuya). 

Ferran. ¡Silencio! ¡Vienen! 

Carlos. Por piedad, que ignore 

esa canalla vil que soy soldado. 



ESCENA XI 

DICHOS y JUAN. Blanca en la porta. Carlos y Ferrán hablando apar- 
te en el lado opuesto. Juan ha bajado lentamente; se detiene en mitad de 
la escala, y habla desde allí creyéndose solo. 



Joan. 



Blanca. 

Carlos. 

Juan. 

Ferran. 

Carlos. 

Blanca. 

Ferran. 



Ya al agua van de cara hacia el Oriente. 

No; no los puedo ver. Se me figura 

que en el fondo del mar gritan los muertos; 

y si miro, una mano por la espalda 

parece que me empuja... y después otras, 

y me da miedo y frío. 

(Aterrada por lo que ve). ¡Jesús! 

(Yendo hacia la porta). ¡Hija! 

¿Quién habla aquí? ¿Quién? (Aparte con espanto). 

(Yendo á su lado). ¡Blanca! 

¿Qué es? 

¡Un hombre 
que echan al mar, y muchos!... 

Gente suya; 
heridos que se han muerto y los entierran. 



— 23 — 



Juan. (También, si yo muriese, como á un hijo 

de Mahoma, en el mar me arrojarían, 

y en el infierno mi alma, como Judas, 

que de su Dios reniega, sepultárase. 

¡Soy un monstruo! ¡Qué horror! ¿Y entre esta gente 

mi vida he de acabar? Porque si á España 

vuelvo... y el Santo Oficio... ¡Oh!) 

(Queda apoyado en la baranda, con el rostro oculto entre las 

manos). 
FERRAN. (Separándose de la porta con Carlos). No Sabía 

que hubiera tantos de ellos. Por las trazas, 

nos defendimos bien. 
Blanca. Todo ha acabado. 

Ni rastro ya, ni espuma. 
Carlos. ¡El agua en fuego 

se les vuelva! 
Ferran. ¡Que el cielo les perdone! 

Juan. ¿Quién de cielo y perdón habla aquí? 

(Bajando despavorido al medio de la escena). 
Ferran. Acércate. 

Es el contramaestre. 
Juan. (¡Los cristianos!) 

Carlos. No le interrogues. 
Ferran. ¿Qué perdemos? Oye. 

Juan. (¿Si me reconocieran?... No es posible. 

¡Hace ya tantos años!) (Dudando en acercarse). 
Ferran. (Tocándole en el hombro). ¿Qué? ¿Te escondes? 
Juan. ¿Yo? ¿De vosotros? No. ¿Qué queréis? 
Carlos. (Con desprecio). 
Ferran. ¡Tío! 

Carlos. Es un condenado. 

Juan. (Con temor). 

lo que me mandan; pero á nadie ofendo. 
Ferran. ¿Cdmo te llamas? (Mirándole fijamente). 
Juan. Juan. 

Carlos. ¡Juanl 

Ferran. ¿Es costumbre 

dar á los vuestros nombres de cristianos? 



Nada. 



¡Oh! No. Yo cumplo 



— 24 — 



Juan. 
Ferran 
Carlos. 
Juan. 

Ferran 



No. 



Pues entonces... 



¡Ah! 



(Desconcertado). Mentí. 

¿Serías 

renegado tal vez? La cara es de eso. 

(Juan ríe estúpidamente). 
Blanca. Yo no le quiero ver, padre; escondedme. 
Carlos. Sí, retírate. (Conduciéndola al camarote). 
Blanca. ¡Oh, Dios! 

Ferran. ¡Qué vil conducta! 



ESCENA XII 

CARLOS, FERRAN y JUAN 



Juan. (Esforzándose por reir). 

Yo nada he dicho, no; me habéis tomado 
por lo que nunca fui. Ya basta y sobra. 
No SOy cristiano. (Fingiendo agravio). 

Carlos. Júralo. 

Juan. Lo juro. 

Ferran. Por tu madre. 

Juan. (Con miedo). Murió... mi pobre madre. 

Ferran. Por ella, que te escucha desde el cielo. 

Juan. No... ¡jamás!... (Llorando). 

Carlos. Te has vendido. 

Ferran. ¡Desgraciado! 



ESCENA XIII 

SÁID, JUAN, FERRAN, CARLOS, HASEN, MALEK, MAHO- 
MET, OSMAN y otros corsarios, que quedan en segundo término. 

Juan. ¡Por compasión, callad! (Viendo llegar á los otros). 
Carlos. Tú no me toques, 

vil renegado. 
Ferran. (Con lástima á Juan). Aparta. 



— 25 — 

Juan. Arde mi frente. 

Said. Esta brisa del mar me da la vida. (Bajando). 
JüAN. (Aparte, yéndose por la escala). 

(Me conocieron... Ni á esconderme atino). 
Mah. ¿A ddnde va ese pájaro de noche? (Por Juan). 
Osman. Déjalo. Ni nos vio. 
Ferran. (A Carlos, que hace ademán de desprecio á los corsarios) 

¡Calma! 
Carlos. ¡La pierdo! 

(Juan desaparece). 



ESCENA XIV 

DICHOS, menos JUAN 

Said. Que venga ese patrón. 

Malek. Míralo. 

Said. Acércate. 

¿Eres tú quien mandaba la galera 

que combatiendo antes de ayer cazamos? 
Ferrad. Sí. 

Said. ' ¿Tu nombre? 

Ferran. Ferrán Marque t. 

Said. De Palma 

noticias he tenido por tus pliegos. 
Ferran. ¿Los abriste? 
Said. (Tranquilamente). Una carta nos revela 

que, con tributos para el rey, las islas 

dejará pronto un barco, y saber quiero 

el puerto de que sale. ¡Y día! ¡Y hora! 

(Con excitación creciente á cada contestación negativa que le da 

Ferrán con la cabeza). 
Malek. ¿Le fuerzo? (Amenazando á Ferrán). 
Said. No; sepárate. 

Ferran. Repara 

que si hablo no es por miedo. Bien podría 

decir que nada sé; mas me repugna 

mentir, y más contigo. Lo sé todo. 



— 26 — 

Ahora bien; de mi lengua nunca esperes 

que á los míos los venda una palabra. 
Malek. Hablarás. 
Mah. Sí; castígalo. 

Said. Dejadlo. 

(Me gusta su altivez; es todo un hombre). 

No ignoras mi poder. Te va la vida. 

(Si es traidor á los suyos, de una entena 

lo hago colgar por vil). 
Malek. ¡Pronto! 

Ha sen. (Los corsarios murmuran). ¿Qué aguardas? 

Ferran. Si en mi lugar te hallases, ¿hablarías? 
Said. No preguntes: te mando que respondas. 
Ferran. Eso, nunca. 
Said. ¿Y si yo, para obligarte, 

te clavo por el cuerpo en una tabla? 
Ferran. Callaré. Asesinar es el oficio 

de gente como tú. ¿Si pensarían 

que iba yo á ser traidor? 
Carlos. Su alma no puede 

comprender la virtud ni el heroísmo. 
Said. ¿Y á ti quién te pregunta? (A Carlos). 

(Llamando). ¡La cristiana! 

¡Que salga esa mujer! ¡Blanca! ¡Traedla! 

ESCENA XV 



DICHOS; BLANCA, saliendo del camarote. 

Said. No tardes cuando llamo. Anda: á ese viejo 
llévatelo de aquí; si no... (Reprimiéndose). 

FERRAN. (A Carlos, que va á contestar). Es inútil. 

Blanca. ¡Padre! 

Carlos. No os opongáis. Antes la muerte 

que vivir á merced de esa canalla. 

Ferran. ¡Calma! 

Hasen. ¿Por quién lo has dicho? 

Said. Hasen, á un lado. 



— 27 — 

(Empieza con tono despreciativo y acaba con febril exaltación). 

Quiero á mis anchas ver cómo se enfosca 

ese gallo sin cresta ni espolones. 

Siempre de su honra hablando, y de los labios 

pendiente un Dios que pisa á cada instante. 

¡Miserable felón! Miradlo todos. 

Es de la secta vil de los que un día, 

de amor hablando hipócritas al hombre, 

nos chuparon la sangre sin dejarnos 

ni un lugar con las bestias en las cuadras, 

y por el mundo á la ventura, errantes, 

nos esparcieron — ¡víboras! — negándonos 

un hoyo en que morir sobre la tierra. 

¡Pues por el Dios que invocan, que era nuestro 

cuanto ellos nos robaron! Pero nada 

puede esperarse bueno de quien tiene — 

(Descolgando el puñal y señalando alternativamente la cruz y la 

hoja. Después lo tira). 

vedlo vosotros mismos — junto al odio, 

el perdón: el cordero con el tigre: 

el puñal y la cruz en una pieza. 

Y ahora, escuchadme bien para su oprobio. 

Mi padre era morisco; á una cristiana 

convertida vio, amó, se unió con ella, 

su fe ocultando, y de los dos soy hijo. 

Con el Niño Jesús me comparaba 

mi madre; él á una hurí por su hermosura: 

y al compás de sus besos, recitando 

sentencias del Coran y de la Biblia, 

se me enseñó á dormirme y despertarme. 

Mi casa era un jardín junto á Valencia. 

¡Cuánta flor! ¡Cuánto júbilo! Hasta el alma 

de mis queridos padres sonreía. 

Ella amaba á Jesús, y él al Profeta; 

pero eran tan felices, que dijérase 

que hecho habían la paz en la otra vida, 

por premio á tanto amor, Cristo y Mahoma. 

Mas ¡ay! la dicha en el hogar fué breve. 



— 28 — 

Aquí guardo el recuerdo. (Por el corazón). 
Cierta noche, 
-dio él un beso á mi madre; asió con ira 
su hacha, la puerta abrió y echóse fuera. 
Rompió el día, y llamaron. Temerosa 
mi madre, abrió. — ¿Quién va?— dijo... — y se oyeron 
gritos por todas partes. Luego echaron 
un cuerpo á nuestros pies, y... «Mira...» oímos: 
— «Tu esposo; lo han matado. Ten, entiérralo.» — 
Pasaron días. Uno, bruscamente 
mi madre me llamó, y — «Sáid, ya es hora» — 
me dijo: — y con su llanto humedeciendo 
mi cabeza infantil, me tomó en brazos. 
Que me dormí recuerdo, pues tendría 
yo seis años apenas. Angustiosos 
lamentos despertáronme. Mi pueblo 
se hallaba todo allí dentro de un barco, 
y hacia el fondo la tierra se alejaba. 
Los ojos me tapó mi madre; abrílos 
entrada ya la noche; el mar dormía; 
ahogábame el hedor de sangre, y ¡ni uno; 
ni uno siquiera vi de los cautivos! 
— «Los que mataron á tu padre — entonces 
dijo mi madre amada, — también, viles, 
de mí te privaron, hijo del alma. 
Ni rastro quieren de la raza mora 
que los ha enriquecido. Y si no, ¡mira 
cómo en las olas se zambullen, saltan, 
y henchidos del festín, con los cadáveres, 
ahitos ya, los tiburones juegan! 
¡Véngame si te salvas, hijo! ¡Véngame!...» 
Cuando de pronto nos cercó la chusma 
de cristianos; mi madre, un mortal grito 
lanzó y echó á correr; pero los monstruos 
la asieron del cabello... ¡Aquí su sangre (Por la cara), 
me saltó, y aún me quema! Sobre el puente 
-desplomada cayó; de entre sus brazos 
vinieron á arrancarme. En vano ella, 



29 



luchando con la muerte, me apretaba 
con su mano esta mano, y repetía 
clavándome las uñas: — «¡Hijo, véngame!» 
(Blanca, sin darse cuenta de ello, se enternece y acaba por rom- 
per en sollozos). 

Por fin la izaron dos que á carcajadas 
me la echaron al mar; y como á flote 
la vieran otra vez gritando: — «¡Véngame!» 
de entre el agua al salir, uno asió un remo, 
conque el aire cortando, la cabeza 
partió á mi madre, que se hundió en la espuma. 
¡Y ahí los tenéis, que con horror nos miran! 
¡Y asesinos nos llaman, y ladrones, 
y hienas!... ¡Ellos, no; son almas puras, 
son palomas sin hiél, son tiernos niños, 
todo amor, bondad, fe, virtud... ¡cristianos! 

Blanca. ¡Padre! ¡Padre! (Llorando). 

Carlos. ¡Hija! 

Blanca. ¡Oh, Dios! 

Carlos. (Indignado). ¿Qué miro? ¿Lloras? 

Said. (¿Quién llora? ¿Esta mujer? ¡Cómo! ¿Ella?) 

Ferran. ¡Blanca! 

Carlos. ¿Por lo que dijo? ¿Tú? ¿Por esta gente? 

Said. (¿Llora siendo cristiana?) 

Malek. Sáid, acuérdate 

de que el patrón no ha hablado. 

Said. ¿Y qué me importa? 

Basta por hoy, ya es tarde. ¡Ea! Mañana 
será otro día. A ver, que se lo lleven. 

Hasen. Tú, ¿qué murmuras? Que os marchéis ha dicho. 
(A Malek). 

Malek. (Ya le haría yo hablar si me dejaran; 

pero él no sabe). Arriba con los otros. (A Ferrán). 

Ferran. (A Carlos). 

¡Calma! — Adiós, Blanca. — Hasen, adiós. ¡Que viva 
el gran Sáid! 

Hasen. ¡Insolente! 



— 30 



ESCENA XVI 

SÁID, BLANCA, CARLOS y HASEN 

Carlos. (Muy severo). ¿Tú esas lágrimas 

verter por tales fieras? 
Blanca. ¡Padre mío, 

no me las reprochéis! Ved, ya no lloro. 

(Enjugándose el llanto que aún corre á pesar suyo). 
Said. Que toquen á silencio, Hasen; ya es hora 

de recoger la gente. 
Hasen. Voy al punto. (Vase). 



ESCENA XVII 



BLANCA, CARLOS y SÁID 

Said. (Solo á un lado). 

(¡Qué enigma es la mujer! ¿Pues no lloraba?) 
Carlos. ¡Quila! 

(Rechazando á su hija que va á hablarle). 
Blanca. ¿Me rechazáis? 

Carlos. Tú no mereces 

llamarte mi hija, no. 
Blanca. Grande es mi culpa. 

Perdón vengo á pedir de mi flaqueza. 

¿Yo apiadada? ¡Y por ellos! ¡Si he soñado! 

Padre, ante Dios os juro que esta noche 

mi falta borraré. Tengo vergüenza 

de mí misma, señor. 
Carlos. ¡Blanca! 

Blanca. Del pecho 

salirse quiere el corazón. 
Carlos. ¿Qué dices? 

Blanca. Mas tarde lo sabréis. (Estoy resuelta). 

(Entra con su padre en el camarote). 



— 31 — 

ESCENA XVIII 

SÁID; después, HASEN 

(Se oye una bocina, que saca a Sáid del ensimismamiento). 
Said. ¡Bah! Dejémoslo en paz. ¿Qué estoy pensando? 

Me sorprendió, porque ella no fingía; 

(Acostándose en la litera). 

de eso estoy muy seguro. Nunca he visto 

llorar á las mujeres de ese modo. 

Las otras sí, quejábanse do miedo; 

pero como ésta nadie. ¿Y qué me importa? 

¡Vaya! A dormir, que es tarde. ¡Hola! ¿Quién baja? 
Hasen. Yo. ¿Tienes sueño? 
Said. Sí; déjame; vete. 

Hasen. Ya me voy. ¿Y la herida? 
Said. Mejor; buena. 

Hasen. (¡Siempre triste! Me duele...) 
Said. (Y es cristiana, 

y monja ó qué sé yo... Bien, ¿y qué?) 
Hasen. (Desde la porta). El viento 

nos favorece, Sáid. 
Said. ¿Tú aquí? ¿No subes? 

Hasen. Al momento. La luz... 
Said. (Este me quiere...) 

(Hasen vuelve el farol de modo que quede á oscuras el lado de 

la litera). 
Hasen. Has hecho enternecer á la muchacha. 
Said. ¿Yo? ¡Bah! A saber su llanto por quién era. 

La mujer es así, por nada llora. 

(Riendo forzadamente y corriendo las cortinas para que no le vea 

Hasen la cara). 
Hasen. ¡Derramaba unas lágrimas! 
Said. (Abriendo precipitadamente las cortinas). ¿La viste? 
Hasen. ¡Y tanto! Pero aquello era fingido. 
Said. No, no; puedo jurarlo, estoy seguro. 

Lloraba, y de verdad. 



— 32 — 

Hasen. (incrédulo). No creo... 

Said. (Sacando el cuerpo y señalándole la escala). ¡Yete! 

Cuando lo digo, es que lo sé. Te parto 

la cabeza. 

(Enfurecido al ver que Ha sen va á insistir. Vuelve á echar las. 

cortinas. Hasen sube la escala poco á poco). 
Hasen. (¡Qué genio! ¡Es insufrible!) 

Yo pago el mal humor. Sáid ni sospecha 

que á todos calmo cuando de él murmuran. 

(Se sienta en el último escalón). 

Su perro se me llama, ¡á mucha honra! 

nadie vale lo que él. Este es mi sitio. 

El perro junto al amo. (Queda dormido). 

ESCENA XIX 

BLANCA y SAID; Blanca, muy conmovida, aparece en la puerta del 

camarote, y haciendo muchas pausas, va avanzando por la escena á medida. 

que dice el monólogo. 

Blanca. ¡Yo me ahogo! 

Estalla el corazón. ¿Qué ruido es ese? 
El aire... Ofendí á Dios. ¿Yo enternecida 
de un hijo de Mahoma? Y bien, mi culpa 
lavaré: no vacilo. Cada reprobo 
que uno extermina, en el infierno se hunde 
y el cielo se abre el que al morir lo mata. 
Dormida me creen todos y... ¡estoy loca! 
Señor: Tú, que me ves desde la altura, 
á tu esclava bendice. ¡Cómo tiemblo! 
¡Calma!... Sí; allí le siento. ¿Y esta fiera 
respira cual mi padre? Morir debe. (Tomando un'Jpuñal). 
¡Monstruo! ¡Me hizo llorar!... ¡Perdón, Dios mío! 
No acierto á dar un paso. ¡Anda! ¡Adelante! 
¡Tú vendida en Argel cuando el convento 
te llamaba! Valor. ¡Judith te inspire! 
Haz como ella. ¡Adiós, padre! ¡Muere! 
(Mete el brazo armado por entre las cortinas). 



— 33 — 



Said. 

Blanca. 

Said. 



Blanca. 
Said. 



Blanca. 
Said. 



(Despertando y luchando con ella). ¡Infame! 
¿Quién eres, traidor? 

¡Cielos! 

¡La cautiva! 
¿Otra vez aquí tú, mujer extraña? 
(De una brazada se la lleva al lado opuesto para verla á la luz del 
farol). 
¡Ah! 

¿Tanto me aborreces; tanto me odias 
que mi sangre codicias? ¡Di; no tiembles! 
¡Cómo te engañas! ¡Infeliz! ¿Qué precio 
das á mi inútil vida, cuando piensas 
que el amor y la gloria con el hálito 
vas á robarme? No. Si aquí no hay nada. 
No soy más que un sepulcro que, flotante 
sobre el agua del mar, llevan las olas. 
(Con amorosa solicitud). 

¿Enojado me crees contigo, que húmeda 
tienes aún de aquel llanto la mejilla? 
¡Alza el puñal, no temas! ¡Aquí dentro; 
(Abriéndose el traje por el pecho). 
aquí debo tener eso que llaman 
corazón. ¡Hiere! Clávalo lo mismo 
que en tierra un escorpión. 



(Desmayándose). 



¡Ah! 



(Sosteniéndola y mirándola con amor). ¡Pobre niña! 



FIN DEL ACTO PRIMERO 



ACTO SEGUNDO 



La misma decoración. 



ESCENA PRIMERA 

BLANCA, CARLOS y JUAN. Un corsario. Los dos cautivos acaban 
de comer. El corsario recoge los platos en una canasta y se \a. Blanca está 
junto á la porta, mirando al mar. Carlos, sentado y con la cabeza inclinada, 
se apoya sobre la mesa. Juan, los observa á cierta distancia. Es pleno día. 

Juan. (Tiemblo sdlo al mirarlos, y tras ellos 
se va mi corazón. ¡Pobres! ¡Mis penas, 
desde que están cautivos, son más grandes! 
Me abruma la memoria del pasado, 
y siento que una fuerza irresistible 
á ellos me atrae. ¡Con tanto que me execran, 
y yo los salvaría si pudiese! 
Pero soy renegado: soy un Judas... 
sin el valor de aquél para matarme). 

Carlos. Blanca, ¿aún está ese aquí? 

Blanca. (Distraída). ¿Quién, padre mío? 

Carlos. ¡La víbora! ¡El maldito renegado! 

Blanca. Sí. 



- 36 - 

Carlos. Ven: ¡me causa horror! (Acercándose á la porta)», 

Juan. (Aparte.) (¿Será por odio? 

¿Será por caridad por lo que á ellos 
Sáid á servir me obliga? Pues se engaña 
si es lo primero. Lo mejor del barco 
les doy: pero esta vez, como las otras, 
lo probaron apenas. Si esto dura 
van á morirse de hambre). (Vase). 
Carlos. Ya se marchan. 



ESCENA II 

BLANCA y CARLOS 

Carlos. No puedo acostumbrarme: son crueles, 

haciéndonos tomar el alimento 

por sus manos. ¿Qué piensas, hija? ¡Blanca! 
Blanca. ¡Ah! ¿Me llamabais? 
Carlos. Sí. ¿Rezas? 

Blanca. No, padre. 

Rezar no puedo: estoy febril, y á ratos 

pensamientos satánicos me acuden. 

Principio una plegaria y me sorprendo 

pensando en... no sé qué. 
Carlos. . ¡Pero qué lentas - 

pasan las horas! ¡Me consumo! 
Blanca. Ya hace 

nueve días con hoy que aquí nos vemos. 
Carlos. Nueve años me parecen. 
Blanca. Valor, padre. 

¿Por qué el rostro volvéis? ¿Os he ofendido?' 
Carlos. Quejoso estoy de ti. 
Blanca. ¿Cómo? 

Carlos. A esa gente 

no tratas con rigor, y hasta hay momentos-, 

en que con ellos hablas. 
Blanca. Les respondo 

si me preguntan y me alejo al punto. 



— 37 — 



Carlos. 


Hasta otro os Sáid. 


Blanca. 


(Rápidamente y con emoción). 




Pues yo no hablo con ese 




infeliz. 


Carlos. 


No; ladrón. 


Blanca. 


¡Padre! 


Carlos. 


¡Asesino! 


Blanca. 


(Va á disculparle y baja la cabeza avergonzada). 



Carlos. 



Blanca. 

Carlos. 



Blanca. 

Carlos. 
Blanca. 

Carlos. 



Como queráis. 

Hablemos de otra cosa. 
Me repugna este asunto. Es tal mi enojo, 
tal mi pena de verme entre sus manos, 
que siento que la vida se me acaba. 
Si la muerte llegase antes que en tierra 
nos viéramos, ¿qué fuera de tu suerte? 
Esa nube alejad. 

Por si me llama 
Dios á su seno, con Ferrán quisiera 
poder antes hablar, para encargarle 
que velara por ti. 1 

Mas... ¿cómo verle? 
¡Imposible! 

(Resuelto). Yo á Sáid no se lo pido. 
(Aparte, con terror y vergüenza). 
(¡Yo menos!) Tomad, padre, algún reposo. 
Sí, ven. Tú rezarás junto á mi lecho. 
(Vase Carlos. Blanca le acompaña hasta la puerta). 



ESCENA III 

BLANCA 



¡Rezar! ¿Cómo? La boca con Dios habla. 

Pero ¡ay! el corazón se descarría. 

{Ofendida consigo propia). 

Tengo piedad de ese hombre, á pesar mío. 

Sí; piedad. ¡Y es horrible, porque él roba, 

y mata, y todo! (Pausa). Su perdón, no obstante, 



- 38 - 

concedióme. ¿Por qué? ¿Cómo es que airado 

no me mató? Para él, ¿qué hubiera sido 

una víctima más? Cerré los ojos, 

y luego me encontré junto á mi padre 

con el puñal al lado. 

(Enseñando el que lleva oculto en el pecho). 

¿Ka sido un sueño? 
¿Cómo este hierro me dejó? ¡Es en vano; (Pausa), 
ha muerto para Dios! (Pausa). Pero ¡quién sabe! 
Tal vez un día, bueno y cariñoso, 
volverá el pobre á ser como antes era, 
cuando en sus brazos, al amor abiertos, 
lo estrechaba su madre. Aquí no me oyen. 
(Bajando la voz muy conmovida). 
Un germen de bondad tiene en el alma; 
porque al ir yo á matarle, con dulzura 
me miraron sus ojos, que los tuyos — . 
¡perdón, oh, buen Jesús! — me parecieron 
redimiendo en la cruz al mundo todo. 
(Espantada de lo que ha dicho). 
¡Si en el claustro me oyeran! ¡Tentaciones 
son de Luzbel! ¡Señor: tú, que me escuchas, 
ó ayúdame, ó arráncame en castigo 
de cuajo el corazón y el pensamiento! 



ESCENA IV 

BLANCA y HASEN 

Hasen. (Ap.) Me bajo por no oirle. ¡Qué hombre! ¡Vamost 
¡Reniego del instante en que le puse 
voluntad! ¡Vaya un genio! ¡Está insufrible! 
Si no me aparto, me hunde. A otro, la presa 
le tendría contento: á él, al contrario. 
Ni sabe lo que quiere. Alguna mala 
yerba ha pisado, ó se entristece, ó rabia. 
(Se sienta y dice á Blanca lo que sigue, que no le atiende)- 



39 — 



Caminamos de prisa: como nunca. 

(Volviendo á la idea de Sáid). 

(Me pega porque digo que es hermosa 

la cautiva; después, por darle gusto, 

viro en redondo, y, al oir que es fea, 

por poco no me ensarta). 
Blanca. (Aparte). (Si de este hombre 

pudiese yo lograr...) 
Hasen. (Aparte, levantándose). Y ya murmura 

de él nuestra gente. Es claro; si los trata 

como si fueran bestias. 
Blanca. Perdonadme. 

íksEN. ¿Qué? 

(Ap.) (¡Pues lo que es hermosa, aunque me pegue!) 
Blanca. Dirigiros quisiera una pregunta. (Temerosa). 
Hasen. Decid. 

Blanca. ¿Se encuentra Argel aún muy distante? 

Hasen. Todavía con sol podréis las costas 

distinguir hoy. 
Blanca. (Llorando de temor). ¡DÍOS mío! 
Hasen. (Aparte). (Bueno... ¡Lágrimas! 

Esto no va conmigo). 
Blanca. (Queriendo marcharse). Socorredme: 

¡vos parecéis tan bueno...! 
Hasen. No hay tal cosa; 

ya lo veréis. 
Blanca. Salvadnos; cuando en tierra 

nos hallemos... 
Hasen. ¡Callad! Antes la muerte 

que hacer traición á Sáid. 
Blanca. Pero... 

Hasen. Cristiana, 

por feroz que él se vuelva, no abandona 

por nada ni por nadie el perro al amo. 
Blanca. Pues bien; rogadle al menos... 
Hasen. ¡Ya! ¿Que venga? 

Blanca. Permitirle á Ferrán que con mi padre 

logre hablar un momento. 



— 40 — 

Hasen. ¿Y quién se atreve 

con esa comisión? Parece un gato 
cuando anuncia el mal tiempo. 

Blanca. (Llorando). (Si muriera 

sin decirle á Ferrán...) 

Hasen. (Aparte). (¿Otra vez gime? 

¡Bah! Estoy de sobra aquí). 

Blanca. Yo os lo suplico: 

¡por vuestros tiernos hijos!... 

Hasen. No los tengo. 

Blanca. Por vuestra madre. 

Hasen. Menos: soy expósito. 

(Creyendo consolarla). 
Pero ¿á qué derramar inútil llanto 
cuando os harán sultana? Las mujeres 
que en el mar apresamos se las llevan 
los corsarios al Dey: nosotros sólo 
carga y hombres tenemos. Él escoge: 
las que le gustan, á su harem destina, 
y las que no, las vende ó las regala. 
Vos sois hermosa; conque... 

Blanca. (Corriendo espantada hacia el camarote). 

¡Padre! ¡Padre! 



ESCENA V 

HASEN y MALEK; luego, SÁID 

Malek. (Aparte). 

(¿Con ella Hasen? Es claro; aquí no hay orden 

ni nada). 
Hasen. (Aparte, arrepentido). 

(¡Qué le he dicho! ¡Soy un torpe!) 
Malee. ¡Me gusta, Hasen! ¿Ignoras que á las presas 

no es permitido hablar? 
Hasen. ¿También me espías? 

Malek. Si mandara yo aquí... 
Hasen. Bien lo ambicionas; 



— 41 



Malek. 

Said. 

Malek. 

Said. 

Malek. 

Said. 

Malek. 



Said. 
Male'í 



Hasen. 
Malek. 
Said. 

Malek. 

Said. 



Hasen. 
Said. 



pero amigo, están verdes. 

(Sáid baja pensativo). 

(Conteniéndose al verle). ¡Él te salva! 

Dejadme solo. 

Necesito hablarte. 

Di, pues. (Mal humorado). 

Tú sabes que la gente á bordo 
te quiere; que se expone en la refriega... 
(Con impaciencia). 
Al asunto, Malek. 

Hoy nueve días 
hace que de su arrojo y su bravura 
pudiste ser testigo. 

Pronto, acaba. 
(Con fiereza). 

Pues bien; todos te piden que la vida 
de ese patrón al punto les entregues. 
Los insulta, á los suyos excitando, 
y no há mucho que á mí, cuando los hierros 
traté de repasarle, ensangrentada 
la cara me dejó de un golpe. 
(Aparte). (Fuerte). 

Beber quiero su sangre. 
(Con fingida calma). ¿Tú deseas 

matarle? 

Sí. ¡En el pecho quiero hundirle 
mi puñal: hoja, pomo, y aun la mano! 
Bien está; mas presumo que con grillos 
querrás que te lo entregue, y todavía 
harás que te lo tengan por delante 
dos de los tuyos... ¡Miserable! Aparta. 
Cuando el valor conozcas, vuelve, y libre 
dejártelo prometo, pero armado 
también, y si te vence, no me llames, 
que no te he de ayudar. ¡Canalla! ¡Largo! 
(Aparte). 
(¡Qué temple el suyo!) 

Espera. Antes devuélveme 



— 42 — 

las llaves de los presos. 
Malek. ¿Qué? 

Said. ¡En seguida! 

Malek. Pero... 

Said. ¡Las llaves dije! 

Malek. (Dándoselas). Toma. 

Said. Á bordo 

ya no eres mi segundo. 
Malek. Me nombraste 

tú mismo. 
Said. Pues yo mismo te separo. 

Malek. ¡Sáid!... 
Said. (Llamándole, sin hacer caso del otro). 

¡Hasen! 
Malek. (Aparte). (La vida ha de costarte 

tamaña afrenta). 
Said. (Yéndose por la escala). Y ¡ay de ti si tocas 

á un cabello no más de los cristianos! 
Malek. (Replicando desde arriba). 

Es que tú... 
Said. (Yendo á acometerle). ¡Ira de Alá! 

(Malek huye). 
Hasen. Déjalo y cálmate. 



ESCENA VI 
SÁID y HASEN 

Said. Di, Hasen, ¿en qué se ocupan... los cautivos? 

(Fingiendo indiferencia). 
Hasen. ¿Los marineros? Recostados duermen. 
Said. Esos, no; los... demás. 
Hasen. ¿El patrdn? Pega. 

Said. ¡Márchate! (Con mal humor). 
Hasen. ¿Los de allí? (Señalando al camarote). 

Said. (Vivamente). Sí. 

(Volviéndose de espaldas para que Hasen no sorprenda su interés- 

por ellos). 



— 43 — 

Hasen. Te aborrecen. 

(Sáid da una sacudida al oirle y vuelve á hundirse en el abati- 
miento). 

Ella hace poco que de ti me hablaba. 

Pide un favor. 
Said. (Con amargura contenida). 

¿De mí? No; te equivocas. 

De mí no quiere nada esa cautiva. (Rápidamente). 

¿Por qué me huye si no? ¿Cómo es que, apenas 

me ve, baja los ojos y se esconde? 

(Con cólera creciente). 

¿Soy una fiera yo? ¿Qué hay en mi cara 

que repugne mirar? ¿Qué quiere? (Con marcado interés)» 
HASEN". (Riendo de la pretensión de Blanca). El viejo 

quiere hablar al patrón. 
Said. ¡Pues bien, no: que ella 

lo pida al Arráez!... Si me lo ruega... 
Hasen. No quiere hablar contigo. 
Said. (Con cólera y calmándose en seguida). 

¡Ay! ¡Si mintieses! 

¿Piensas que de mí, Hasen, huye la esclava? 
Hasen. Sin duda. 
Said. (Aparte). (Y con razón). 

(Alto). Di á Juan que venga. 



ESCENA VII 

SÁID 

¡No me comprendo! Hay veces que daría 
por verme en tierra mi bajel, y en otras 
quisiera que la costa se alejara 
siempre enfrente de mí sin llegar nunca. 
¿Quién me ha cambiado el ser? Y todo viene 
desde el instante en que matarme quiso. 
¿Cómo se explica mi perdón? Hoy siento 
no haberla aniquilado, para roto 
ver el hechizo en que me tiene envuelto 



_ 44 — 

■esa mujer fatal, que no está hecha 

como lo están las otras. Su perfume 

no es sólo aroma, es algo que emhriaga 

y hace llorar por dentro y calofría. (Pausa). 

¡Bah! ¡Que vaya al harem! Después de todo, 

precipitado anduve en devolvérsela 

tan deprisa á su padre. Pude entonces... 

jqué placer! cuando nadie me veía, 

y ella allí, con los párpados caídos, 

exánime se hallaba, su cabeza 

con mis manos coger, y contemplarla 

de hito en hito á sabor, á flor de labio, 

sin respirar siquiera, y conteniendo 

las bruscas sacudidas de los músculos; 

y al sentirme morir, su rostro frío 

poner encima de mi cara ardiente: 

comprimirla en mi pecho, y marchitándola 

con mis manos de acero como á un lirio, 

ahogarla á besos hasta hacerla mía 

con instintos de fiera y de salvaje. 

¡A tenerla ahora aquí como esa noche!... 

(Cambiando la fiereza en dulzura). 

Si la tuviera aquí... lo mismo haría: 

llevársela á su padre como un niño 

sin mirarla tan sólo. ¡Qué vergüenza! 

ESCENA VIII 

SÁID, JUAN y HASEN 

Juan. (A Hasen). 

Pero, en fin, ¿qué me quieres? 
Hasen. (A Juan). Él te llama. 

Juan. ¿Qué ordenas, Sáid? 
Said. Desde hoy, Juan, en el puesto 

de Malek te coloco. Mi segundo 

quedas nombrado. 
Juan. (¡Qué oigo!) 



— 45 - 

Said. Como bestias 

á los cautivos trata. Ten las llaves, (Dándoselas), 
y permite al patrón que hasta aquí llegue 
y hable con... esos dos. Hasen, tú, sigúeme, 
que quiero á los de arriba dar la nueva. (Vanse). 

Hasen. (Ap.) (No lo apruebo: esta vez se extralimita. 
¿Qué es él? Un renegado). (Sigue á Sáid). 

ESCENA IX 

JUAN 

¿Yo del barco 
casi Arráez? Como el rasgar de un hiero 
aquí dentro he sentido. ¡Qué vergüenza 
si lo supiesen ellos! (Por los cristianos). Se dirían 
que me pagan el odio á mis hermanos 
y me cobro, Caín, antes que el alma 
sepulte en el infierno. Bien tu culpa, 
desgraciada mujer, en el abismo 
me hundid: yo te maté cuando en los brazos 
de otro impura te vi, y á Argel huyendo, 
si el cadalso evité, no evité el grito 
de la conciencia que me sigue siempre. 
¡Si pudiera á sus ojos redimirme! 
(Por los cristianos. Vase). 

ESCENA X 

CARLOS y BLANCA; después, FERRÁN 

Blanca. El aire aquí es más puro. Aquello es lóbrego . 

Decidme, padre, por piedad. 
Carlos. ¿Qué? 

Blanca. ¿El alma 

*. nos ve Dios? 
Carlos. ¡Qué pregunta! 

Blanca. ¿Él sabe todo 



— 46 — 

lo que se oculta en ella? 
Carlos. Sí. 

Blanca. ¿Y pecamos 

si en nuestro seno brota y aun se arraiga 

un pensamiento extraño que avergüenza, 

deleitando á la vez? 
Carlos. (Espantado). ¡Hija! ¿Qué es esto? 

Blanca. (Con ansiedad). 

¿Pero pecamos? 
CARLOS. (Con horror). ¡Oh! 

Blanca. (Aparte). (¿Qué he dicho?) 

Ferran. (A Juan, que se va sin bajar después de acompañarle). 

Gracias. 
Carlos. ¡Habla: explícate al fin! 
Ferran. (Que no lleva ya esposas). ¡Buen tío! ¡Prima! 
Blanca. ¡Ferrán! 

Carlos. ¡Cómo! ¡Él! Abrázame. 

Ferran. (Abrazándole). Así: fuerte. 

¿Y tú, Blanca? (Esta le da la mano). 
Carlos. ¿Llegar hasta nosotros 

te dejan? 
Ferran. Ya lo veis: por corto plazo. 

Carlos. ¿Y cómo ha sido? 
Ferran. El Arráez lo ordena. 

Carlos. ¡El? (Interrogándola con sorpresa). 

¿Blanca?... 
Blanca. Yo, señor, no lo he pedido. 

Ferran. ¿Qué temer?... 

Blanca. (Aparte). (¡Consintió! ¡Me ruboriza!) 

Carlos. Dime: los marineros y soldados, 

¿qué hacen? 
Ferran. ¿Qué han de hacer? Pues consumirse. 

Pero dejadme andar, aquí hay terreno. 

Treinta en montón estamos allá arriba. 

Las fuerzas ya se agotan, no el espíritu; 

y á poder... 
Carlos. No, Ferrán; todo es en vano. 

No acabará la tarde sin que estemos 



— 47 — 

en Argel. Por mi Blanca lo deploro; 
por mí venga la muerte cuando quiera. 



ESCENA XI 

DICHOS; SAID, que baja sin ser visto y se para escuchando al pie de 
la escala. 



Blanca . 
Ferran. 



Carlos. 
Blanca. 



Ferran. 
Blanca. 



Carlos. 

Ferran. 
Blanca. 

Ferran. 
Blanca. 
Carlos. 
Blanca. 



Carlos. 
Blanca. 



¿Me abandonas? ¡Dios mío! 

¡Valor, Blanca! 
La hora tal vez más triste de tu vida 
va á sonar; pero yo, por defenderte, 
la sangre de mis venas dar te juro. 
¿Son de roca estos hombres? 
(A Ferran). De ti quiero 

lograr una merced; si me la otorgas, 
hasta seré feliz. 
(Sáid escucha inquieto). Di, 

Cuando en tierra 
nos encontremos, me pondré á tu lado. 
Tú, este puñal que oculto, me arrebatas 
y sin piedad sepúltalo en mi pecho. 

(Horrorizado). 

¡No! 

¡Blanca! 

¿Entonces preferís que viva 
revolcada en el fango? 

Pero... 

¡Padre! 
¡Qué tormento! 

Mandad, á vos os toca 
decir qué debo hacer. ¿Queréis que vaya 
sonriente al harem, y que mi cuerpo 
manchen las joyas? ¿Que con estos brazos 
que á Jesús amorosos se entreabrían...? 
¡Calla! 

¿En el claustro me eduqué, y mi cuna 
meció mi madre para á tales monstruos 



— 48 — 



entregarme después? ¡Soy sangre vuestra! 
Carlos. ¡Hija del corazón, me estás matando! 

(Se cubre la cara con las manos y se va á un lado de la escena). 
Ferran. Blanca... 

Blanca. No he de callar; que hable y decida. 

Ferkan. Óyeme. (La lleva, sin saberlo, cerca de donde está Sáid). 
Blanca. ¿A ser mi esposo desde niño 

te destinó mi madre? (Con desesperación). 
Ferran. Sí. 

Said. (Aparte). (¿Qué dice?) 

Blanca. ¿Y esta mujer no impides que se aleje 

de ti llorando sangre? ¿Entre sus uñas, 

como una fiera, me verás luchando, 

y, rescatado tú, dejarás que ella 

sucumba á la vergüenza y al oprobio? 
Ferran. ¡Por compasión! 

Blanca. ¡Cobarde! ¿Qué es la muerte? 

Flrran. ¡Blanca, no puede ser! No tengo fuerzas 

contra ti. 
Blanca. ¿Y tú me amabas? 

Ferran. Sí. 

Said. (Reprimiendo su ira). ¡Ya Basta! 

Vuélvete al camarote de los presos. (A Ferran). 
Ferran. (Aparta á Blanca y Carlos. Los tres se agrupan para despedirse). 

¡El Arráez! 
Said. (Aparte, ferozmente conmovido). 

¡Se amaban! Si aquí ahora 

la pólvora tuviese, eran cenizas 

ella y él, y yo y todos. ¡Quiero sangre! 

(Revolcándose por la litera). 

¡Qué rabia! Aquí en el pecho y en las sienes 

parece que me dan de martillazos. 
Ferran. (A Blanea y Carlos). 

¡Pero, mirad! ¿Qué tiene? 
Blanca. (Espantada). Ved su cara. 

Said. (Aparte.) (¿Si fuese un error mío? Acaso... Que hable. 

Quiero saberlo, y hablará. Sí). (Alto á Ferran). 

Escucha. 



— 49 — 

Blanca. ¡Ah! 

Ferran. ¡Sáid! 

Said. A esta mujer, ahora en voz baja, 

¿qué le estabas diciendo? Ten cuidado 

con mentir; la verdad, ¿qué le decías? 

(Con rabia oprimida á través de su tono suplicante). 
Ferran. ¿Tú pretendes?... 
Carlos. (Aparte). (No entiendo...) 

Said. ¡Pronto! 

Ferran. (Con dignidad, separándose de él). ¡Nunca! 

Blanca. ¡Señor!... (Rogando á Sáid). 
Said. (A Blanca). ¿Tú le defiendes? ¿Tú, que osada, 

ni sé qué haces aquí, ni quién te envía? 

¿Tú la causa de todo? 
Blanca. ¡Padre! ¡Padre! 

(Blanca huye llorando. Sáid la sigue con la mirada, como presa de 

un hechizo). 
FERRAN. (Aparte á Carlos, conteniéndole). 

(¡Por Dios!) 
Said. (Que ha ido acercándose á Blanca). 

No me huyas: de tu boca quiero 

la verdad. 

(Blanca se vuelve de repente, mirándole extrañada). 

(Aparte). (¡Soy un vil! ¡Me mira! ¡Infame! 

¡Debo causarla horror!) 
Blanca. (A Ferran, que va á hablar). ¡Oh! ¡No le excites! 

Ni una palabra más, te lo suplico. 
Said. (Ap.) (Calma. Sí... Pero juntos no los quiero). 

(Alto y con fingida serenidad). 

¡Basta ya! Tú, patrón, vuelve á la cámara. 
BLANCA. (Aparte á Ferran). 

(No le respondas mal). 
Ferran. Voy al instante. 

CARLOS. (Aparte á Ferran). 

(Protégela si muero). 
Ferran. (¡Con mi vida!) 

Said. (Aparte por su corazón). 

(¡Calma!) 

4 



50 



Ferran. 
Blanca. 



Ferran. 

Blanca. 
Ferran. 
Blanca. 



Ferran. 
Said. 
Ferran. 
Said. 

Ferran. 
Said. 

Blanca. 

Carlos. 
Said. 

Ferran. 
Said. 



Ferran. 
Blanca. 



¡Blanca! 
(Aparte á Ferran sin que lo oigan los otros). 

Ferran, júrame que antes 
de verme envilecida entre esos hombres... 
¡Por Dios! 

(Sáid deja notar su cólera por no poder oir lo que hablan). 
Me matarás. 

Lo juro. 

¡Ah! Gracias. 
(Besándole la mano. Sáid ahoga un grito). 
Ten. 
¡Adiós! 

¡No; ahora no! 

¿Qué? 

Yo la he visto 
besar tu mano vil. 

¿Y qué te importa? 
¿Lo que me importa á mí? ¡Ser miserable, 
que vives porque quiero!... 



Padre! 



(Conteniendo á Carlos). 

(Queriendo desasirse). ¡Aparta! 

¿Lo que me importa? ¿Y qué sé yo? Deseo 

tu muerte, porque te odio. 

(Aparte). Pierde el juicio. 

(Por la mano de Ferran). 

La huella de sus labios, tiburones 

te borrarán de aquí: que he de ponerte 

por cebo en un arpón para en el agua 

ver remover tu mano en la agonía. 

Dile adiós otra vez: cae en sus brazos 

pecho con pecho, boca sobre boca, 

suspiro entre suspiro; que ansio veros, 

y gozar y reir. ¡Pronto, que aguardo! 

(Riendo estrepitosamente como un loco). 

¡Loco está! 

¡Jesús mío! ¿Qué le pasa? 
Se aman los dos, protejo sus amores 
y, amo del lupanar, los emparejo. 



— 51 — 

Ferran. ¡Basta! 

Blanca. ¿Qué? 

Carlos. (Rechazando á Blanca, que le contiene). 

¡Oh! ¡No! 
Said. (Riendo siempre). ¡Pagad la tercería! 

Carlos. El pensamiento mío se conturba. 
Ferran. ¡Vil! ¡Malvado! 

Said. Así, insúltame: ¡me agrada' 

Ferran. ¡La horca mereces tú! 
Said. ¡Sigue, anda, sigue!... 

Carlos. ¡Monstruo, mátanos ya! 
Ferran. Creí que un rastro 

de virtud aún tendrías en el alma; 

pero... 
Said. Nada hay en mí. 

Ferran. ¿No he de quererla, 

cuando la miro al borde del sepulcro? 
Said. ¿La amas? 
Ferran. Sí. 

Blanca. ¡Oh! 

Said. ¡Qué placer! 

Carlos. (Con explosión de odio y de desprecio). 

¿Aún á su madre 

quiere hacer respetar? ¡Sólo rameras 

dan hijos como tú! 
Said. (Con un grito supremo). ¿Qué? ¡Aquí mi gente! 

(Llamando á los suyos desde el pie de la escala. Los eautivos 

huyen espantados y se refugian en un extremo). 



ESCENA Xn 

SÁID, BLANCA, FEBBÁN, CABLOS, MALEK, JUAN, HA- 
SEN, OSMAN, MAHOMET y otros piratas. Al grito de Sáid se pre- 
sentan precipitadamente, invadiendo la escena. 

Said. ¡Abajo todo el mundo! ¡Dejad velas 

y timón: venid todos!... ¡Pronto! Vedlos; 
con las vuestras frotad sus vestiduras; 



52 — 



cristianos son; olfatead su carne. 
¡Los verdugos que un día nuestra raza 
diezmaron, mirad hoy cómo nos odian, 
nos insultan, nos befan, y rabiosos, 
con su baba apestosa nos escupen! 
Malek. "Véngate, pues, en ellos. Yo la vida 
te pido del patrón. 

De ambos. 
(Aconsejando la prudencia á Sáid). ¡Detente! 
¡Padre! 

¿Perros nos llaman? Pues tratémosles, 
como perros de presa. 
(Tratando de persuadir á los piratas). 

Ved el oro 
que nos pueden valer. 

Ya te oigo, madre, 
dentro del corazón. 



Mah. 

Juan. 

Blanca 

Said. 

Juan. 



S\ID. 



Malee. 

CORSAR. 

Juan. 

Said. 

Blanca. 

Said. 

Juan. 

Said. 



¡Mueran! 



) 

(A Sáid). Decide. 

¿De esta gente? 

¡Piedad! 

Tomadlos. 
(Con energía, deteniendo á los piratas). Sólo 

me basto yo. 

No hay rejas: son ya vuestros. 
(Algunos piratas se ponen de parte de Juan. Todos rodean át 
Carlos y á Ferrán, y se los llevan rápidamente escala arriba entre- 
gritos y confusión). 



Blanca. 


¡Ah! 


Osman. 


¡Mueran! 


Juan. 


(Luchando). Respetadme. 


Garlos. 




Blanca. 




Ferrán. 




Juan. 


(Desde lo alto de la escala). 




¡A mí! 


Blanca. 


¡Padre! 



¡Hija! 



¡No! 



¡FierasL 



— 33 — 

Said. ¡Hasta el alma me han herido! 

(Todos desaparecen arremolinados) 



ESCENA XIII 

SÁ1D y BLANCA 



Blanca. 

Said. 

Blanca. 

Said. 

Blanca. 

Said. 

Blanca. 
Said. 
Blanca. 
Said. 

Blanca. 

Said. 

Blanca. 



Said. 

Blanca. 
Said. 



¡Piedad! ¡Perdón para ellos! 

(Reconcentrado). 

¡Clemencia! 



«¡Hijo, véngame!» 

¡Y en el agua la arrojaron! 
¡Compasión! 

Y uno de ellos la cabeza 
le aplastó con un remo. 

Oid mis súplicas. 
Y el mar se abrió y hundióse entre las olas. 
¡Piedad! 

«¡Véngame!» — dijo — y todavía 
subió del fondo. 

¡Ah! 

« ¡ Véngame! » —gritando . 
(Desesperada. Sáid poco á poco se va fijando en ella). 
Matadme á mí también. ¿Qué aguardáis? ¡Corre 
sangre odiada en mis venas! Yo, yo he sido 
quien saqué de su hogar á vuestra madre; 
yo la víbora fui que de sus brazos 
os arrancó; su cuerpo yo á las olas 
arrojé, y su cabeza con el remo 
despiadada partí. ¡Matadme, monstruo! 
¿No te basta? Bccuerda que á tu vida 
mi puñal atentó, porque sedienta 
de tu sangre, la quise beber toda. 
¿Me oyes? ¡Yo, una mujer! ¡Mátame, mátame! 
(Apartándole los cabellos que le cubren la cara). 
¡Habla! ¡No te detengas! ¡Sigue! 

¡Oh, cielos! 
(Mirando como hefhizado). 
¡Qué placer escucharte! Di. No tiembles. 



54 



Blanca. 
Said. 

Blanca. 



Said. 



Blanca. 
Said. 



Blanca. 
Said. 

Blanca. 
Said. 

Blanca. 
Said. 



Blanca. 

Said. 
Blanca. 



¿Qué es esto? ¿Dónde estoy? Mi frente abrasa; 

No te pares: ¡insúltame, maldíceme! 

Tú dime lo que quieras, pero habla. 

¿Cómo teniendo corazón sois fiera? 

(Sáid la estrecha entre sus brazos con mezcla de odio y de amor 

Blanca cae abatida en un escabel). 

¿Por qué engañarme así? ¿Por qué? Responde. 

Tú eres vil, y traidora, y más, porque eres 

la humana encarnación de la falsía. 

La vez primera que pensé en mirarte, 

vi que tú, de esa raza de verdugos, 

llorabas por la madre de mi vida. 

Luego, débil mujer, no ya con labios 

amorosos y tiernos, con la punta 

de un puñal, por tu pecho bendecido, 

llamaste en este pueblo que dormía. 

¡Tú no me heriste, no; pero yo he muerto!... 

¡Que de aquel Sáid en mí no hay ya ni sombra! 

(Levantándose de pronto). 

Y muriendo estarán... 

¡No! ¡No me pidas 
piedad por ellos! Te creí tan pura 
como un rayo de sol. 

(Llorando). ¡Oh, Ferrán! ¡Padre! 

¡Llama otra vez á ese hombre aborrecido! 
¡En tus brazos jamás, vivo ni muerto! 
¿Qué decís? 
(Con extremada dulzura). 

¿Por qué le amas? 

¡Quién! ¿Yo? 

Dime;: 
¿qué supo hacer para que tú las puertas 
del corazón le abrieses? 

¡Mi alma nunca 
dio abrigo á tal amor! 

¿Qué? 

¡Yo os lo juro! 
¡Salvadlos! 



— 53 — 

Said. ¡Oh! Repítelo. ¿A ese hombre...? 

Blanca. No amé jamás. 

Said. ¿No mientes? 

Blanca. No; salvadlos. 

Said. Vuélvemelo á jurar, pero mirándome. 

Blanca. ¡Por Jesús; por un Dios que es vuestro y mío! 

(Sáid hace cada vez con la cabeza un movimiento de incredulidad). 

¡Por nuestras madres! 
Said. Sí. 

Blanca. Corred, que mueren. 

Said. ¿Y el beso aquél? 
Blanca. De gratitud. 

Said. ¡Oh, Blanca!... 

Blanca. Ved que tienen contados los instantes. 
Said. Voy. Que Alá te castigue si me engañas. 

(Al mismo tiempo de ir a subir por la escala, baja Hasen). 



ESCENA XIV 

BLANCA, SÁID y HASEN 

Said. Y bien, ¿qué es de ellos? 

Hasen. Viven: Juan no quiere 

que los maten. 
Blanca. ¡Ah! 

Hasen. En tanto que él disponga 

como segundo aquí, la sangre suya 

no veremos correr. 
Said. (A Blanca). ¿Lo OÍS? 

Blanca. ¡Oh, gracias! 

Pero... 
Said. (Comprendiéndolo). 

Sí. ¿Dónde están? 
Hasen. ¡Toma! Encerrados: 

y Juan tiene las llaves. 
Said. (A Blanca, conmovido). Idos, idos, 

os lo ruego. 
Blanca. ¡Mi Dios no me abandona! 



— 56 — 

Se salvaron, y es Sáid quien con mis súplicas 
se volvió compasivo y los perdona. (Vase). 



ESCENA XV 

SAID y HASEN. Aquél, pensativo, do presta atención á lo que 
el otro le dice. 

Hasen. Francamente, si el cargo no le quitas... 

Ya sabes que á Malek le aprecian todos, 

y murmuran, y dicen que los vendes. 

Hace poco que algunos rebelarse 

contra ti amenazaban. Te creen loco 

ó traidor. No sé, Juan, cómo ha podido 

librar á los cautivos de sus garras; 

aún se están disputando por arriba, 

Juan y Malek. ¿Los oyes? Sube; ¡es grave! 

(Sáid parece despertar poco á poco. Su cara indica felicidad). 
Said. ¡Qué día tan hermoso! ¡Cómo encanta 

contemplar hoy la luz! Hasen: ¿tu pecho 

no se abre al respirar? 
Hasen. (Sorprendido de lo que dice). ¡Sáid! 
Said. (Estrechándole con los brazos). Acércate, 

mi perro siempre fiel; ven que te abrace. 

¡Lo que debes odiarme algunas veces! 
Hasen. Repara... (Por la disputa de arriba). 
Said. (Llevándolo á la porta). 

¡Cuántos pájaros! Y mira, 

vuelan de dos en dos. 
Hasen. Eso te anuncia 

que cerca de la costa nos hallamos. 
Said. ¡Cómo!... ¡No; no es posible! Aún muy lejana 

debe la tierra estar; tú te equivocas. 
Hasen. Ya verás de aquí á poco. 
Said. (Separándolo bruscamente del camarote de Blanca). 

¿Por qué gritas? 

¿También tú eres traidor? Si ella te oyese... 
Hasen. Señor... 



Said. 



Hasen. 



Said. 

Hasen. 

Said. 
Hasen. 



Said. 



(Con entusiasmo). ¡Que vengan olas levantándose 

sin tregua entre las costas y mi barco! 

¡Montes de espuma dadme eternamente; 

pero jamás la tierra! Hasen: ¿no gozas 

más que en el odio tú? Di: ¿no has soñado 

en tu vida una vez con una dicha 

que, aunque no la has sentido, la comprendes? 

¿Sin forma y sin color jamás has visto, 

con los ojos cerrados, por la tierra, 

vagar una mujer real y hermosa, 

formada para ti, que es tuya, tuya, 

como es tuyo tu ser, (Por el corazón), y que el tirano 

de aquí dentro te exige? ¿No escuchaste 

nunca, como rozando con tu oído, 

su boca te decía: «Te amo, te amo; 

tengo piedad de ti; nada me importa 

que un mundo corrompido te aborrezca; 

yo, infeliz, en tu busca, vendré un día 

para no abandonarte: espera, espera?» 

Di: ¿lo has soñado? 

(Estúpidamente). Sí; y al despertarme, 

ni hallé mujer ni en la botella vino. 

¿También tú te embriagas? 

(Con tristeza y compasivo). ¡Desdichado! 

¡Montón de carne por podrir! 

¿De modo 
que la sombra del sueño es la cristiana? 
(¡Yo el desdichado soy!) 
(Yendo al pie de la escala). ¡Riñen, escucha! 
Anda arriba ó te pierdes. (¡Lo han cambiado! 
¡Este hombre no es el mismo!) 
(Se oyen las voces de los que disputan). 

¡Alá me inspire! 
(Vacila en subir la escala: cuando se decide á ello, ve que bajan 
Juan, Malek y Osman). 



— 58 — 



ESCENA XVI 

DICHOS; JUAN, MALEK, OSMAN, MAHOMET y otros CORSA- 
RIOS. Bajan sólo á la escena Juan, Malek y Osman; de los demás, unos 
quedan en la escala y otros arriba, escuchando con interés hasta ir bajando 
poco á poco, cuando lo indique el diálogo. 



Hasen. 


Ya llegan. 


Juan. 


(Disputando con Malek). 




No los doy. 


Malek. 


Allá veremos. 




Sáid. 


Said. 


Y bien; ¿qué queréis? 


Malek. 


Sólo la a 



de esos prisioneros. Nos los distes, 

y Juan no los entrega. 
Said. (Con calma). Malek, súbete 

y déjalo correr. Lo que Juan haga, 

bien hecho está. ¡Y atrévete á tocarlos 

ni á la ropa!... 
Malek. (Aparte á los de la escala). Bajad. 
Said. Pues de la suya 

me responde tu vida. 
Juan. Yo vigilo. 

Hasen. (Aparte á Sáid). 

Baja la gente. 
Malek. (Aparte á los piratas). 

(Es un traidor). 
Said. ¿Qué ocurre? 

¿Qué venís á buscar? Sin orden mía, 

¿quién pone el pie en mi cámara? 
Osman. (Con temor, ocultándose tras los otros). Queremos... 
Said. ¿Quién eres? Rompe el círculo y acércate. (Pausa). 

¿Qué esperas? ¿Qué queréis? Hablad alguno. 
Malek. (Desde el fondo de los grupos sin dejarse ver). 

Que el mando á Juan le quites, y en su puesto... 
Said. Te ponga á ti, ¿verdad? ¡Á ti, que debes 



— 59 — 



ser mujer, por lo visto, pues te escondes! 
Osman. Es renegado. 
Said. (Resuelto). Y bien; acabad. 

MALEK. (Con descaro). Buscan 

todos al Arráez, y ya no encuentran 

á aquel jefe de banda que la nave 

mandó; firme en la lucha, siempre duro 

con el vencido, y con la gente á bordo 

más que amo, compañero. Se le llama, 

¿y quién responde en su lugar? ¡Un hombre 

servidor, obediente de una esclava! 

¡Víbora! No te aplasto la cabeza 

con los pies aquí mismo... 

¡Habla por todos! 

Entrega la cristiana. 

De rodillas 

querrá que á esa mujer la obedezcamos. 

¡Te he de matar! (Todos se interponen, conteniéndole). 
¡No, Sáid!... 

¡Cobarde! 

(Siempre oculto). ¡Avanza! 

¡No me impidáis el paso! ¡Vil, acércate! 

¡Á un lado los demás! ¡Fuera! ¡Atrás todos! 

¡Ancho es el campo! ¡Ira de Alá! ¿No vienes? 

¿Me querrías matar? 

¡Cobarde! Un arma 

tengo; toma otra tú, y á luchar vamos 

cuerpo á cuerpo hasta el último latido 

del corazón. 

(Sáid avanza y Malek retrocede. Aquél lleva el arma desnuda; 

éste ase el pomo del puñal, sin desenvainarlo). 
Malek. ¡Si el Arráez no fueras!... 

Said. ¿No te atreves, infame? 
OSMAN. (Excitando á M'alek). Anda. 

Malek. Mi muerte 

quiere por darle gusto á la cautiva. 
SAID. (Apartando el grupo y acometiendo á Malek). 

¡Basta! ¡Vas á morir! ¡Paso! ¡Atrás! 



Said. 

Mah. 

Malek. 

Said. 

Juan. 

Said. 

Malek. 

Said. 



Malek. 
Said. 



— 60 — 

Cors. (Gritando desde arriba). ¡Tierra! 

Said. ¡Ah! (Bajando el arma). 

Malek. ¡Tierra! 

Osman. ¡Argel por fin! 

Said. ¡Tierra maldita! 

(Amenazando con el puño cerrado la tierra que divisa por la 

porta). 



Blanca. 
Malek. 

Blanca. 

Malek. 



Blanca. 
Said. 



Blanca. 
Malek. 



ESCENA XVII 

DICHOS y BLANCA, despavorida. 

¡Tierra! 

(A los suyos). ¡Estamos ya en casa! ¡Arriba! ¡Al puente! 

(Los corsarios se disponen á salir). 

(A Sáid, con terror, en voz baja). 

¡Piedad! ¡Piedad! 

¡No hay que fiarse! ¡Yedlo! 
Se nos hace traición: está vendido. 
(Los piratas, menos Juan y Hasen, hablan entre sí al pie de la 
escala, excitados por Malek). 
(Esa costa me espanta). 

(¡Qué agonía! 
¿Qué hacer? ¿La he de entregar? Ningún derecho 
ten £0 una vez en tierra). 



¡Oh, Dios, socorro! 



(A su gente, por Sáid). 
¡Miradlo! 



Blanca. (A Sáid). ¿De la muerte nos salvasteis 
para después vendernos? 

Said. (Temiendo que lo oigan). ¡Calla, calla! 

Blanca. ¡Matadnos! 

Said. (A ella). Pero, en fin, ¿qué quieres? Dilo. 

Blanca. ¡Esatierra!... ¡Alejarnos! 

Hasen. (Comprendiendo lo que intenta). Sáid... 

Said. (Aparte, resuelto). (Mi vida 

voy á jugar). (Alto). Amigos, no distante 
se halla un bajel cristiano. Á darle caza. 



— 61 — 



¡Camaradas, qué presa! Volved pronto 

velas; mano al timón y mar adentro. 

Que te vas á perder. (Aparte á Sáid). 

(Aparte á Hasen). Calla, ó te mato. 

(Si salvarlos pudiese...) 

(Juan, durante esta escena, ha de estar en sitio muy visible, y 

notándosele que lucha con la realización de un proyecto). 

Hijos, ¡arriba! 
(¡Á morir ó á salvarlos! No hay más medio). 
(Sin que le vean los otros, ha recogido algunas armas y huye lue- 
go escala arriba con ellas). 
Al timón y á las velas. 

Es inútil. 
Nadie te ha de creer: no nos engañas. 
Todos arriba. ¡Por Alá! 

¿Tus órdenes 
quieres que obedezcamos? Haz entrega 
de esa cautiva y el timón volvemos. 
¡Ah! 

Y me encargo yo de ella. 

Ó yo. 

Responde. 
Dad un paso y os parto las entrañas. 
(A Sáid). 

No; no me abandonéis. 
(A los suyos). ¡Traidor! 

(¡Qué angustia!) 
(¡Yo no os dejo!) 

Arranquémosle la esclava. 
¡Atrás! 

¡Mueran los dos! 

¡Viles! 
(Al entablarse la lucha, y cuando Sáid no puede ya resistir la* 
acometida de los corsarios, se oye el cuerno. Sorpresa de todos)_ 

¿Qué es eso? 
¡La señal de virar! 
(Algunos corsarios se van sobre cubierta). 
/•Gobiernan? 



— 62 — 

Mah. ¡Vuelve 

mar adentro el bajel! 
Osman. (Desde la escala). ¡Arriba luchan! 

¡Traición! 
MALEK. (Subiendo seguido de los corsarios). 

¡Todos al puente! 
Mah. (Desde arriba). ¡Traición! 

Hasen. (A Sáid, subiendo media escala). Mira. 

Said. (A Blanca, abstraído). 

Ya dejamos la costa. ¿Qué más pides? 

¿Qué más quieres de mí? 
Blanca. Gracias. 

Hasen. (Aterrado, volviendo á bajar). ¡Combaten 

los nuestros! 
Said. (¡Y yo aquí!) 

Hasen. ¡Corre! Vendida 

fué la nave por Juan, y á nuestra gente 

la pasan á cuchillo los cristianos. 

(Desaparece Haseu. Sáid quiere seguirle; pero Blanca le detiene, 

luchando con él). 



ESCENA XVIII 

SÁID y BLANCA. Oyese el rumor del combate hasta caer el telón. 

Said. ¡Por Alá! 

Blanca. ¡Deteneos! 

Said. No. Los míos 

luchan con sus verdugos. ¡Quita! ¡Aparta! 
Blanca. No subáis. 
Said. Es mi gente. 

Blanca. ¡Atrás! 

Said. ¿Me ligas 

con tus brazos, cruel? 
Blanca. ¡Piedad! 

Said. ¡No! ¡Paso! 

(Luchando con ella va hasta la escala). 
Blanca. ¡Oh! 



— 63 — 

Said. ¡Valor! ¡Ah! 

(Animando á los de arriba y cayendo, arrastrado por Blanca). 
Blanca. ¡Perdón! 

Said. (Se desprende de Blanca y se levanta feroz). 

¡Maldita seas! 

ESCENA XIX 

DICHOS; FERRÁN, CARLOS, JUAN y GUILLEN. Soldados del 
rey de España y marineros catalanes. Sáid lia subido tres escalones y vuel- 
ve á bajarlos rápidamente al ver á los cristianos que llegan victoriosos. 

Blanca. ¡Ah! 

Carlos. (Desde arriba). 

¡Victoria, por Dios! 

Ferran. Nuestra es la nave. 

(Por Sáid). 
¡Que muera! 

Said. ¡Oh! ¡Madre! ¡No! ¡Morir matando! 

(Queriendo acometer á los que bajan). 

Blanca. ¡Vida por vida! 

(Extendiendo los brazos delante de Sáid para defenderlo). 

FERRAN. (Queriendo apartarla). ¿Tú? 

Carlos. ¡Muera! 

(Yendo á herir á Sáid, seguido de los soldados, que bajan preci- 
pitadamente). 

Blanca. ¡Tocadle! 

(A su padre, amenazándose á sí propia con el puñal y defendiendo 
á Sáid con el brazo libre. Grito de sorpresa en Ferrán y de de- 
sesperación en Carlos. Los soldados bajan las armas y retroceden. 
Telón rápido). 



FIN DEL ACTO SEGUNDO 



ACTO TERCERO 



La misma decoración. 



ESCENA PRIMERA 

BLANCA, GUILLEN y ROQUE 

Aquélla recostada delante de la puerta del que hasta ahora ha sido su ca- 
marote, y en el que está encerrado Sáid. Se la ve luchar con el sueño. Gui- 
llen y Roque, sentados, conversan lejos de Blanca. Es de noche. 

Roque. Se te hará capitán. 

Guillen. Bien lo merezco; 

pero no lo seré por eso mismo. 

Quien más grita más saca. Al que, callado, 

se mete en un rincón, nadie le ayuda. 
Roque. Yo pensé... 
Cuillen. Mal pensado. 

Roque. ¿Qué sabemos? 

Ferrán te quiere bien. 
Guillen. Pero él no manda 

más que á gente de mar como vosotros: 

la milicia obedece aquí á don Carlos. 
Roque. Estamos en el agua. 
Guillen. En mar y en tierra 



— 66 - 

representan al rey los militares, 

y donde ellos están... 
Roque. ¡Ah! 

Guillen. Conque dime, 

¿qué puedo esperar de él? 
Roque. ¿De él? 

Guillen. De don Carlos. 

¿Contar lo que hice yo? De envidia el viejo, 

si capitán me viera, se moría. 
Roque. ¿De veras? 
Guillen. ¿Tú no sabes, por lo visto, 

lo que hice yo? Responde: ¿No lo sabes? 

(Siempre con mucha vanidad). 
Roque. Sí tal, cuando á José se lo contabas 

estaba yo presente. 
Guillen. ¡Pero... vamos! 

Directamente á ti no te lo he dicho. 
Roque. No. 
Guillen. Pues oye. 

Roque. ¿Otra vez? Si lo sé todo. 

Guillen. Por mí no. 
Roque. Dale. 

Guillen. Siéntate y escucha. 

Prepárate á admirarte. Hará tres horas 

que encerrados, con grillos y cadenas, 

estábamos arriba. 
Roque. No lo olvido. 

Guillen. Todos; hasta el patrón... 
Roque. Justo. 

Guillen. Y don Carlos, 

que habían conducido los piratas 

allí no hacía mucho. De repente 

vemos que por la reja nos llovían 

armas con profusión. — ¿Qué es lo que ocurre? — 

nos preguntamos todos. 
Roque. Y ninguno 

osó tocarlas. 
Guillen. Hablo yo; tú escuchas. 



— 67 — 

Se abrid la puerta; Juan entró y— ¡Alzaos! — 
nos dijo. — «Dios permite que los ojos 
pueda volver el renegado al cielo, 
y os vengo á libertar; pero á la lucha 
nuevamente tenéis que prepararos.» 
Disputábanse aquí. Todos salimos 
silenciosos y armados: yo el primero. 
Roque. Lo que sea. 

Guillen. ¡El primero! Qué, ¿lo dudas? 

ROQUE. (En tono zumbón). 

¿Dudarlo? 
Guillen. ¿Yes, imbécil, como todo 

no lo sabías tú? Y á la faena: 
mano al timón y viro rumbo á España. 
De pronto los corsarios, como fieras, 
en tropel de aquí salen; pero verlos, 
con ellos embestir y destrozarlos, 
obra de un punto fué. Los perseguimos 
como á ratas, y al agua de cabeza 
los íbamos echando. Yo al primero 
maté. 
Roque. ¿No fué el patrón? 

Guillen. ¿Ferrán? ¡Mentira! 

Roque. Yo uno herí. 

Guillen. Siete yo, y el tuyo ocho. 

Roque. Algo hice en fin. 
Guillen. ¡Si, como yo, no cuentas 

entre muertos y heridos ocho, calla! (Levantándose). 
¡Si no llego á estar yo!... 
ROQUE. (Riendo). ¿Tú? 

BLANCA. (Sobresaltada, se incorpora y vuelve á dejarse caer). 

¡Ah, me dormía! 
¡Mis ojos se cerraban! No. Despierta, 
lacerando tus carnes si es preciso. 
Roque. ¿Qué dice? 
Guillen. Está velando el camarote 

que ocupa el Arráez. De él no es posible 
sacarlo: ella no quiere. 



— 68 — 

Roque. Es cosa rara 

que le proteja así. 
Guillen. Porque está loca. 

Roque. ¿Loca? 
Guillen. Ó endemoniada. ¡Quién se explica 

que ella, casi una monja!... 

Roque. ¿Sí? 

Guillen. A un convento 

dicen que la llevábamos, y ahora 

mírala, sin dejar el camarote. 

Antes, cuando embistieron esta cámara 

nuestros hombres, conmigo á la cabeza, 

prender al capitán fué nuestro intento; 

pero juzga el asombro de la gente 

viendo que esa mujer lo defendía. 

Ninguno osó avanzar. — «Blanca — le dijo 

su padre: — ¡Es necesario que al momento 

muera ese monstruo! ¡Aparta!» — ¡Que si quieres!: 

Delante de él se puso y paró á todos. 
Roque. ¡Aquí anda el diablo! 
Guillen. Y mira, testaruda, 

ahí se está sin dormir hecha una piedra. 
Roque. ¡Sacarla de un tirón! Yo que su padre 

la cojo por un brazo y á hilar lino 

con una rueca. ¡A las mujeres duro! 
Guillen. Sí; pero cuando alguno se aproxima, 

saca un puñal y al pecho se lo asesta. 
Roque. ¡Hola! 
Guillen. Y nos han mandado que ninguno 

le diga una palabra. 
Roque. Guillen, vamonos. 

Esto va á acabar mal. 
Guillen. Pero... 

Roque. ¡Que vengas!. 

(Santiguándose). 

¡Jesús! 
Guillen. ¿Q"é te parece? ¿Aún te figuras 

que me harán capitán? 



— 89 — 

Roque. ¡Mucho me temo 

que dejemos la piel dentro del barco! 
¡Tiene el diablo en el cuerpo! ¡Vaya! ¡Sigúeme! 
(Santiguándose de nuevo al ver hacer un movimiento á Blanca. 
Los dos desaparecen). 



ESCENA II 

BLANCA, soñando. 

¡Oh! ¡No, padre, atrás! ¡Afuera todos! 
¡Viles! ¡No le toquéis! (Despertando). 

¡Jesús! ¡Qué angustia! 
¡Nada! Me figuré que otra vez ellos... 
¡Sola! Descanso al fin. ¿Cómo no vuelven? 
¿Por qué quieren su vida los cobardes? (Con dolor). 
¡Yo, una pobre mujer; yo contra todos, (En voz baja), 
lo sabré defender mientras respire! 
¡Que no quiero que muera: que en él hallo 
lo que no vi jamás, y hacia él me lanza 
no sé qué irresistible! ¡En mi memoria 
retoñan, al mirarlo, los perdidos 
juguetes de mi infancia; los recuerdos 
más dulces; las caricias de mi madre; 
los ojos de mi Dios, y al par el ansia 
de abrazarle me abruma, y hay momentos 
en que vida le diera con mis labios: 
que él se perdió por mí! Pero... ¡estoy loca! 
(Horrorizada de sí misma). 
¡Ni en el claustro por Dios me consumía 
este afán que me abrasa! [Quá! ¿Quién llega? 



— 70 ~ 



ESCENA III 



BLANCA y JUAN 

Juan. ¡Señora!... 

Blanca. ¿Quién?... ¡Oh, Dios! 

Juan. Yo, que le tráigan- 

la salvacio'n á Sáid. 

Blanca. ¡Traidor! No quiero 

veros en mi presencia. 

Juan. Yo os lo imploro. 

Blanca. ¡Trascendéis á traición! ¡Idos! 

Juan. Oidme. 

Blanca. Si vendisteis á Dios y ahora vendisteis 
á vuestro amo también por redimiros, 
¿no os basta ya para lavar la culpa 
primera tanto horror? ¿Queréis la sangre 
verter aún de Sáid? 

Juan. Callad. 

Blanca. ¡Vil Judas! 

Juan. Yo le quiero salvar: dejadme verle. 

Blanca. No: ¡mi padre os envía! 

Juan. (Negando). ¡Oh, no! Os lo juro. 

Pero decid, señora: fiel yo al crimen, 
¿qué fuera de vosotros? Vuestro cuerpo, 
despojo de la saña de esos viles, 
ya estaría en el mar: y vuestro padre 
y el patrón, todos muertos, ó cautivos, 
si el capitán vencía á aquellas fieras, 
mientras vos en Argel dabais en- vano 
vuestras quejas á un Dey embrutecido. 

Blanca. ¡No me lo recordéis!... ¡Callad! 

Juan. ¡Yo, necio, 

que pensé, al redimiros, vuestra dicha 
labrar, y de mi Dios por vuestros labios 
el perdón obtener!— ¡Cuando ella vuelva — 
me decía yo, — al claustro que de nuevo 



logro abrirle, á Jesús, mientras aliente, 

por mí le rogará, y el renegado 

podrá ser aún feliz! — ¡Y lo era en sueños! 
Blanca. (¿Qué hay dentro de mi ser, que sus palabras 

me avergüenzan así?) 
Juan. ¿Y eso os enoja? 

¡Yo que os salvaba y me salvaba á un tiempo! 
Blanca. ¡Oh! no, no: proseguid. En lo más hondo 

del pecho vuestra voz se clava. ¡Ay, triste! 

¡Lo que quiero no sé, ni lo que digo! 
Juan. Oidme, pues: cuando anochezca vengo, 

y en un papel relato á vuestro padre 

que he matado á Sáid por mi venganza, 

y que harto de vivir, al mar me arrojo. 

Pero no será así: mis vestiduras 

cambio con él, y sobre el rostro un tiro 

me pego que mi cara desfigure. 

Ya ninguno le busca: está salvado: 

su cuerpo creen tener, y mi cadáver 

suponen en el mar. Entre las sombras 

se oculta en tanto Sáid, y al tocar tierra, 

que huya. 
Blanca. ¡Si alguien oyese!... ¡Confundida 

de escucharos estoy! 
Juan. Es que á ese hombre 

le quiero yo, señora, como á un padre. 

Tiene bajo su costra de fiereza 

un alma de oro. 
Blanca.' ¡Qué placer oiros! 

Juan. ¡Silencio! Vienen. 



ESCENA IY 

BLANCA, JUAN y FERRÁN 



Ferran. ¡Blanca! 

Blanca. (Aparte, corriendo al camarote) 



¡Ay de él, si intenta!. 



— 72 — 
Ferran. Y bien... ¿qué hacéis aquí? 

de convencerla. 



Juan. 
Ferran 



Señor, trataba 



Andad. Agradecidos 
á lo que hicisteis os estamos todos: 
lo demás... sólo á un padre corresponde. 
Juan. Bien está. (Volveré; me va la vida). (Vase). 



ESCENA V 

BLANCA y FERRAN. Aquélla junto á la puerta. 

Ferran. (¿Qué hacer por convencerla?) ¡Prima!... ¡Blanca! 

(Alto). Óyeme, por piedad: ve que tu padre 

va á venir otra vez. 
Blanca. (Bajando). ¡Oh, no! Suplícale, 

Ferran, que no se acerque; que no venga. 

Juré morir aquí, y en ese cuarto 

sólo Dios entrará mientras yo aliente. 
Ferran. Escucha. 
Blanca. Sólo Dios. 

Ferran. ¿Estás segura 

de que haces lo que debes? ¿No es un rapto 

de locura tal vez? 
Blanca. No: que yo adoro 

como siempre á mi Dios, y por lo mismo 

del poder de Satán librarle quiero. 

(Con emoción intensa). 
Ferran. ¿Y los otros que han muerto? ¿Cómo explicas 

tu humanidad por uno? 
Blanca. Vida y honra 

le debo á Sáid, Ferran. 
Ferran. Tú no le matas. 

Harto le defendiste. 
Blanca. Te suplico 

que venir á mi padre no permitas: 

dile, por compasión, que no se acerque, 



que me deje morir... yo te lo ruego. 
Ferran. ¿Quién te hubiera á ti dicho hace unos días: 

— Un tiempo ha de venir en que la monja — 

la monja, sí, pues sólo te faltaba 

tomar el velo, y te encontrabas cerca. 

— Un tiempo vendrá, pues, en que no á Cristo 

tu vida ofrecerás, sino á Mahoma? 

(Blanca se cubre el rostro y llora). 
Blanca. Ferrán, es cierto; pero no te goces 

en matarme cien veces. Si tuvieras 

entrañas tú, de mí te apiadarías. 
Ferran. Gran compasión me inspiras, te lo juro. 
Blanca. ¡Señor!... 
Ferran. Estás al borde de un abismo 

cuyo fondo tú misma acaso ignoras. 
Blanca. Y me ahogo, es verdad, y sin embargo, (Desesperada). 

de él no quiero salir. 
Ferran. (¡Oh> desgraciada! 

Le ama, sí... Pero ya... ¿quién lo deshace?) 

(Se queda contemplándola con lástima. Ella se dirige al camaro- 
te para seguir velando). 

ESCENA VI 

BLANCA, CARLOS, FERRÁN y ROQUE. Este ayuda á bajar 
algunos escalones á Carlos y desaparece. 

Roque. Por aquí, señor. 

Carlos. Yete. Ahora ya puedo. 

(Baja solo lentamente y muy abatido). 
Ferran. Tu padre, Blanca: mira. (A ella). 
Blanca. No, dejadme. 

Ferran. Si eso no puede ser. 
Blanca. ¡Oh! 

Carlos. (Agarrándole de un brazo). ¡Ferrán! 
Ferran. (A Carlos, prestándole apoyo). ¡Calma! 

Carlos. ¿Y mi hija, dónde está, di? 
Ferran. Serenaos 



— 74 — 

antes, buen tío. 
Blanca. (Aparte, enternecida por su padre). 

(Y me aborrece... ¡Fuerzas, 

fuerzas dadme, Señor! Si yo pudiese... 

(Vacilando en acercarse á Carlos). 

Sí: le convenceré). (Alto). ¡Padre! 
Carlos. (Abrazándola). ¡Mi Blanca! 

Blanca. ¡Padre! ¡Padre! 
Carlos. ¡Hija mía! 

Ferran. (Así, que lloren. 

¡Demonio de mujer!) 
Carlos. Que yo le vea 

sobre mi corazón. Me habían dicho 

que tú me odiabas. 
Blanca. ¿Yo? 

Carlos. Que el alma habías 

dado ya á Lucifer. 
Blanca. (Horrorizada). ¡Oh! 

Carlos. Y que la esposa 

prometida á Jesús, de un miserable, 

del mal ladrón retoño, la existencia 

defendía. (Blanca esconde la cabeza en el pecho de Carlos). 
Ferran. (Esto marcha). 

Carlos. Ellos ignoran 

que eres del cielo tú, y ansias que todos 

sus enemigos mueran. 
Ferran. (No los dejo). 

(Blanca se aparta resueltamente de su padre). 
Carlos. (Severo). ¡Blanca! ¡Blanca! 

Blanca. (Sin llorar). Ese quiero que se salve. 

Ferran. (A Carlos, que está á punto de estallar). 

¡Por Dios! 
Carlos. ¿Es ella la que habló? ¿Es mi hija? 

Blanca. ¡Perdón para él! 
Carlos. ¡Aparta! ¡De vergüenza 

no sé dónde poner los ojos! ¡Quita! 

¡Nada mío eres ya! 
Blanca. ¡Señor! 



— 75 — 

Ferran. Yo os ruego... 

Carlos. No sé por qué has nacido; más valiera 

que antes de haberte dado á luz tu madre 

te hubiese consumido el fuego. 
Blanca. ¡Oh! 

Ferran. ¡Basta! 

Carlos. ¡Ferran! A esa mujer aparta á un lado 

y abre aquel camarote. 
Blanca. ¡No! 

Carlos. Obedece. 

Blanca. (Corriendo á la puerta). 

No pasarán. 
Carlos. ¿Qué esperas? 

Ferran. Sosegaos. 

Carlos. ¡Ferran! 

Blanca. (Aparte á Ferran). La vida me salvó. 
Ferran. Sí, pero... 

Blanca. Y aquí dentro una voz me dice á gritos 

que no crea á mi padre. Oye tú solo: 

yo no quiero morir; más si lo matan, 

(Suplicante, pero resuelta). 

me mato. 
Ferran. (¡Calla, calla!) 

CARLOS. (Llamando desde la escala, después de agitarse por la escena). 

¡Aquí mi gente! 
Ferran. (No nació" para el claustro, ya lo dije; 

la oprimieron y estalla). 



ESCENA VII 

DICHOS; GUILLEN y dos soldados. 

Guillen. ¿Nos llamabais? 

Carlos. Sí. 

Ferran. (A Guillen y los soldados, sin que Carlos lo oiga). 

Aguardad. 
Carlos. Acabemos. 

Blanca. (Aterrada). ¡Ah! 



— 7G 



Ferran. 



Carlos. 



Ferran. 



Carlos. 
Ferran. 



Carlos. 



Blanca. 
Ferran. 

Carlos. 



Blanca. 
Ferran. 
Blanca. 

Carlos. 

Blanca. 
Carlos. 



(a Carlos). Si un paso 

les hacéis avanzar, á Blanca muerta 
veréis á vuestras plantas. Dad las órdenes. 
¿Tú también contra mí? Todos el alma 
corrompida tenéis. ¡Yo que á mi imagen 
le formé el corazón! ¡Yo que del fango 
del mundo la saqué sin que las alas 
se manchase jamás! ¿En qué ofenderte 
pude, mi Dios, que tanto me castigas? 
¿La juzgasteis ya vuestra porque el claustro 
la guardó? ¡Qué locura! Le quitasteis 
el agua, no la sed; y ahora sus labios 
sienten la fuente y se abren. ¡Si es la vida! 
¿Qué dices? 
(Sin que lo oiga Blanca). 

Para el claustro modelada 
su alma no fué, y el día en que el capullo 
se trueca en flor, absorbe su perfume 
la luz primera que sus hojas baña. 
(Por el corazón, y sin que Blanca le oiga). 
Lo vi con estos ojos que no mienten: 
ama á Sáid. 

¿Qué? ¡Imposible! 
(Cogiendo á Blanca por un brazo y trayéndola al medio de la 
escena). 

¡Oh! 
Sí. 
(Con enojo, haciéndola caer de rodillas). ¡Arrodíllate! 
¡Júrame que tú no amas á aquel hombre! 
¡Júralo! Di. 

Yo, padre, no sé nada. 
(¡Desdichada!) 

¡Perdón! 
(Sacudiéndola el brazo convulsivamente). 

¡Júralo! ¡Júralo! 
¿Cómo explicar, señor, lo que en mí siento, 
si yo misma lo ignoro? 

¿Qué? 



77 — 



Blanca. La celda 

veo huir ante mí; querer ansio 
volverla á recobrar y... no lo quiero. 
Si se cierran mis ojos, veo á esc hombre; 
los abro, y pienso en él, y no me espanto. 
(Incorporándose en su exaltación. Carlos huye al otro extremo por 
no oiría). 
Me digo: — Es un pecado; tú lo sabes. — 

Y no obstante, una voz que mi ser llena 
para dejarse oir, se alza gritando: 

— No hay duda, es un pecado, pero peca. — 

Y ni al infierno temo, pues me forjo 

que cuando el cielo me abran, en mis brazos 

le llevaré, apoyada su cabeza 

sobre mis puros hábitos, á gritos 

pidiendo su perdón al pie del trono 

del que todo lo puede, y si lo niega, 

me volveré con él, y de rodillas 

en las puertas del ciclo, hasta lograrlo, 

se lo estaré pidiendo un día y otro, 

y al fin me escuchará, que El no distingue: 

no es sólo padre nuestro, lo es de todos. 
Ferran. (Espantado de lo que ha oído). 

¡Calla, calla! 
Carlos. ¿Qué ha dicho? ¡Oh, sacrilegio! 

¡Me la ha hechizado el vil! ¡Su encanto rompe, 

Señor! ¡Haz tú justicia! ¡Que el castigo 

venga de ti! 
Ferran. ¿Qué os proponéis? 

Carlos. Soldados; 

en el nombre de Dios, mando que al punto 

me abráis aquella puerta. 

(Los soldados vacilan á una indicación de Ferrán). 
Blanca. ¡Ahí! 

Carlos. (A Blanca). ¡Te maldigo 

como muevas un pie para evitarlo! 

Aquí soy yo tu rey, tu Dios, tu padre. 

¡Avanzad! 



Blanca. (Poniéndose delante de la puerta con los brazos extendidos). 

¡No! 
Carlos. ¡Avanzad! (Los soldados se disponen). 

Blanca. ¡Sobre mi cuerpo! 

(En el momento en que los soldados van á ejecutar la orden, la 

puerta se abre dando paso á Sáid). 



ESCENA VIII 

DICHOS y SÁID. Este, sereno; Guillen y los soldados se apartan á ins- 
tigación de Ferran, que los vigila durante el curso de la escena. 



Said. 
Blanca. 
Carlos. 
Ferran. 

Guille?. 

Ferran. 



Said. 

Carlos. 
Ferran. 



Carlos. 
Ferran. 
Said. 

Carlos. 

Ferran, 
Blanca. 
Said. 



¡Deteneos! 



¡Ahí 



(Al cielo). ¡Gracias! 

(Aparte á Guillen). (Tú, obedéceme 

y serás capitán). 

Corriente. 

(A un lado. 
No te muevas si yo no te lo ordeno). 
(Guillen y los soldados se retiran al pie de la escala). 
Esta y esta también; todas, tomadlas. 
(Despojándose de sus armas, que arroja en el suelo). 
¡Atadle! (Los soldados miran á Ferran y no se mueven). 
(Aparte á Carlos). 

(Ya que es nuestro, sed más cauto: 
¡Blanca oculta un puñal!) 

Haz que lo entregue. 
No es fácil. 

(Con tristeza). ¿Qué aguardáis? "Ved. Ni una hoja 
de acero hay sobre mí. Solo estoy, solo. 
(Instando á que quite el arma á su hija). 
¡Ferran! ' 

(A Blanca). Cede. El se entrega. 
(Mostrando el puñal). Pues prendedlo. 

Yo soy el Arráez; el que mandaba 
no hace mucho esta nave; el que echó á pique 



— 79 — 

vuestro barco; aún se ve sangre en mis ropas 

de los bravos que allí la defendían. 

¿Por qué, pues, no venís, si yo me rindo? 

Las manos sujctadme; os las entrego. 

¿Qué, os detenéis? ¿Bogáis con rumbo á España 

y todavía aliento? ¡Qué vergüenza! 

Descuartizad mi cuerpo, y en el tope 

colocad mi cabeza del trinquete: 

que pueda yo mirar desde su altura 

cerno los tiburones disputándose 

van, girdn á girón, mi carne odiada: 

que os vea entrar en Barcelona, al viento 

desplegadas las velas, y al corsario 

maldiciendo con gritos de alegría. 

(Se oyen los sollozos de Blanca). 

Yo siguiéndoos iré con la mirada 

hasta no poder más, porque los cuervos 

me arranquen ya los ojos. ¡Amarradme! 

(¡Blanca, Blanca! ¡Por qué te he conocido!) 

(Carlos va á acometer á Sáid y se detiene: quiere mandar [ue le 

prendan y le paraliza la actitud de Blanca). 
Carlos. ¿Y que esto oiga con* calma? ¡Calla, que eres 

hipócrita y ruin y miserable! 

¡Que te entregas, nos dices, porque encuentras, 

cobarde, en ella un freno que nos para, (Por el puñal). 

y nos befas, te burlas de nosotros! 

(Sáid trueca su serenidad en rabia). 
Said. ¡Qué escucho! ¡Ira de Alá! ¡Mi sangre hierve: 

aún me quedan las uñas: todavía 

me puedo defender como una fiera. 

(Tropieza con la mirada de Blanca y se rindo al influjo del 

amor). 

No hagáis caso, mentí: tomad mi vida. 
Blanca. (¡Tiemblo!) 
Said. ¡Ferrán, lo pido con el alma! 

(Con vehemencia). 

Yo quiero que me maten. 
Carlos. ¡Dios te abisme! 



— 80 — 



Said. ¿No me creen? 

Carlos. Que el puñal ella te entregue... 

Said. (Dándose cuenta de la situación). 

Todo lo entiendo ya. (Con dulzura). 

¡Señora! ¡Blanca! 

Blanca. ¡Oh, no! 

Said. Soy yo: un mendigo que la diestra 

os tiende suplicante. Por limosna 
dadme vuestro puñal. 

Blanca. ¡No! 

Said. Permitidme 

que por vos muera. 

Blanca. ¡Viles! ¡Monstruos! Habla, 

le oyen, y el corazón, como una roca, 
ni se conmueve en ellos, ni vacila. 

Carlos. Forran: ¿y que esto escuche? ¿También ella 
será fuerza que á Dios la sacrifique? 

Said. Cúmplase mi destino. ¿Quién defiende 
á un jefe de piratas que la nave 
les echa á fondo, y roba, y á venderlos 
á Argel se los llevaba, para hacerse 
con un puñado de oro? ¿Y vos, señora, 
dabais por él la vida? ¡Él, que reniega 
del Dios en quien creéis! Soy una víbora 
que odio á todos, y á vos más aún que á todos: 
¡y os llevara yo mismo por mis manos 
á vender al bazar si fueseis mía! 

Ferran. (A Carlos con admiración). 
¡Tiene gran corazón! 

Carlos. ¿Tú también? 

Blanca. ¡Padre: 

mirad, está llorando! 

Said. ¿Yo? (¡Traidoras!) 

(Por las lágrimas. Enjugándose los ojos, avergonzado de su debi- 
lidad). 

Blanca. ¡Oh! No escondáis la cara: que á esos hombres 
ablande vuestro llanto; Ferrán, mira: 
sólo las fieras al vencido acosan. 



— 81 — 

¿No hay aquí más que tigres? 

(Como loco). ¡Oh! ¡Soldados, 

justicia con los dos haced! 

(¡Delira!) 
(A los soldados). 
¡Quietos todos! 

Qué... ¿tú? 

Yo le defiendo. 
No puedo más, señor: el alma tiene 
más noble que nosotros. 

¡Ah, cobardes! 
¡Partidle el corazón! ¿No? ¡Bien! Yo mismo... 
(Avanza para herir á Sáid, y al mismo tiempo le da un desvane- 
cimiento y cae en brazos de Ferrán. Guillen acude á sostenerle). 
¡Ah! 

¡Padre! 

(¿Dónde estoy?) 

La emoción; nada. 
Que respire aire puro. Salid todos. 
¡A ti, Blanca, por Dios, que no te vea! 
(Se llevan á Carlos á cubierta entre Ferrán y Guillen: los solda- 
dos le siguen). 



ESCENA IX 
BLANCA y SÁID 



Blanca. (¡No puedo más!) 

Said. (Alá, te lo suplico; 

un mundo dame que á sus pies yo ponga). 

Blanca. (¡Es tanto padecer morir cien veces!) 

Said. (Sí, sí; yo quiero hablar antes que vuelvan) 
Señora, Blanca: perdonadme: os miro 
sobre todas las cosas de este mundo. 
Vos no nacisteis para mí en la tierra 
como nacen los seres: los espacios 
de que habéis descendido, son aquellos 



Blanca. 

Said. 
Blanca. 



Said. 

Blanca. 

Said. 

Blanca. 

Said. 

Blanca. 



que engendraron los sueños de mi infancia- 
Al veros, al sentiros, con el aire 
que movéis al pasar, toda mi vida, 
mi ser, cuerpo y espíritu despiertan, 
y que viven y mueren á par siento. 

Y entre placer y pena, afán y angustias, 
el aliento que dais busco y aspiro, 

y en él me anego revolcando el alma. 

Y en ola formidable — como aquellas 
que del fondo del mar sacan las rocas 
para lanzarlas contra el sol, la luna 

y las estrellas— siento que una masa 

de sangre, de suspiros y de besos, 

rugidos de salvaje, aves de gozo 

y lágrimas, y quejas, y armonías 

que arrancan al subir trozos de entrañas, 

á mis labios acuden y aquí rompen 

para deciros, Blanca, que yo os amo 

aún más que vuestro Dios ama á sus ángeles; 

más, mucho más que á sus hurís Mahoma; 

más, en fin, que ama cuanto ser alienta; 

cuanto ha existido ya y existir puede, 

espíritu ó mortal en cielo y tierra. 

(Cubriéndose el rostro con rubor). 

¡Dios mío! 

¿La ofendí? ¡Lengua traidora! 
¡Oh! no, no: quiero oiros, quiero oiros: 
pero dejad que cubra vuestro rostro. 

(Tapándole la cara con las manos). 

¡Y vos me perdonáis! ¡Á mí! 

(Creyendo oír ruido). ¡Son ellos! 

No: no viene la muerte todavía. 

¿La muerte? Sí; se acerca. 

Serenaos. 
Venid, que os quiero ver; ya no me espanta 
la claridad. ¿Quién sois? Dejad que os mire 
hasta el fondo del alma por los ojos. 
¿Quién sois? Hablad. ¿Qué día os vi y me visteis?* 



— 8: 



bAID. 



¿Cuándo eso que decís me lo habéis dicho, 
que yo lo escucha ya de vuestros labios? 
Antes de nacer, antes de esta vida, 
ya amoroso, cual hoy, tal vez me hablabais. 
No; no apartéis los ojos; quiero veros 
por el tiempo, señor, que no os he visto. 
¡Infeliz! Execrado, aborrecido 
del mundo, y solo en él, ¡cuánta amargura 
vuestra alma habrá apurado, allí metida, 
dentro del pecho, en lucha con las ansias 
de volar cual la mía, y siempre, siempre 
entre rejas rompiéndose las alas! 
Mas no quiero que os maten, mi existencia 
está en la vuestra ya. Si en vez de flores, 
sierpes nos ligan, Sáid, ¿qué nos importa? 
Benditas esas sierpes que nos unen. 
¡Qué tarde habéis llegado! De la vida 
crucé el camino solo, y os encuentro 
ya en el término de él, junto á una tumba. 
Blanca. No; no habléis de morir cuando parece 
que por todo mi ser la vida brota. 
Yo no os quiero perder. ¡Dios mío! ¡Sálvanos! 
¡Ira de Alá! Que vuelvan; los espero; 
yo su pecho abriré; yo sus entrañas 
estamparé en los muros. ¡Tigres! ¡Rezan 
teniendo de odio el corazón repleto! 
¡Basta de humillación; que vengan todos! 
Matando moriré; ¡me ahoga la sangre! 
(Dulcificando su enojo). 
¡Sáid! 
(Transición brusca). 

¡Blanca, perdón; soy vuestro esclavo; 
la paloma que humilde os obedece! 
¿Queréis verme á los pies de vuestro padre? 
¿Besar la tierra que sus plantas pise? 
De él no me separéis. ¡Señor, salvadlo! 
No es posible; en el mundo en que vivimos 
formáis el cielo vos, yo soy el agua. 



Said. 



Blanca. 



Said. 



Blanca 

Said. 



(Llevándola á la porta). 

Y aquí, ved, no se juntan; sólo se unen 
allá, en el horizonte que se apaga. 

ESCENA X 

BLANCA, SÁID y FERRÁN 

Blanca. ¡Ya vienen! ¡Ah! 

Ferran. (Bajando rápidamente). Soy yo. 

BLANCA. (Queriendo hacerle retroceder). ¡No! 

Ferrn. Blanca, escucha- 

Y vos: vengo á salvaros. 

Said. No á mí, á ella. 

El morir no me importa. ¿A qué la vida? 
Blanca. ¡Ferrán! 
Ferran. (Aparte á ella). No digas nada, lo sé todo. 

Tu dicha está sobre mi amor de niño-. 

Tú le amas, él es bueno; acaso puedas 

regenerarle aún. Yo muy gustoso 

por ti me sacrifico... y en fin, quiero 

salvarle, y se acabó. 
Blanca. ¡Gracias, oh, gracias! 

Ferran. Tu padre ansia su muerte; pero todo 

previsto está. Sáid: en esta nave 

me obedecen algunos todavía. 

Ya hice arriar un bote por la popa; 

es de noche; está el cielo encapotado; 

yo, desde arriba, impediré que vuelvan. 

Vos, sin perder momento, por la porta 

os descolgáis, y al agua. Ya en el bote, 

desamarrad el cabo, mano al remo, 

y en Argel con el alba. (A Bianea). Tú no temas, 

que te ama Sáid y volverá á buscarte. 
Blanca. Pero... 
Ferran. Van á venir. ¡Pronto! (A Blanca). ¡A Dios pide- 

que no salga la luna! ¡Andad! 
SAID. (Conmovido). ¡Los brázOS 

no me neguéis, señor! 



— 8o — 



Ferran. 


(Abrazándole). ¡Ellos y el alma! 


Blanca. 


¡Ferran! 


Said. 


Gracias. 


Ferran. 


Adids. (Aparte, al irse). 




(¡No estoy llorando!) 




ESCENA XI 




BLANCA y SÁID. Toda esta escena rápida. 


Blanca. 


Huid, Sáid. 


Said. 


¿Huir? 


Blanca. 


Esa ventana 



da á la vida: ¡salvaos! 

Said. ¡Ah! ¡Dejadme 

que muera junto á vos; que un hilo bese 
de vuestras ropas al cerrar los ojos! 
Dadme el puñal; sin vos también, señora, 
moriré solo y lejos de tristeza. 

Blanca. No: quiero que viváis. ¿No oís? Lo quiero. 
Confío en vos, Sáid, y á todas horas 
OS estaré esperando. (Creyendo oir ruido). 
Huid. 

Said. ¿Vos, Blanca, 

me lo ordenáis? 

Blanca. (Siempre temerosa). Sí; pronto. 

Said. Os obedezco. 

Yo iré hasta el corazón de vuestra España, 
si es fuerza, de rodillas, á buscaros 
para ser vuestro y por doquier seguiros 
con el culto de un niño por su madre. 

Blanca. (Rompiendo á llorar). 
¡Idos, por caridad! 

Said. ¡Bajel que fuiste 

mi orgullo y mi ambición; jaula de fiera; 
carcoma de mi ser embrutecido: 
guárdame á esta mujer, sé tú su templo! 

Blanca. ¡Pero me hacéis morir! 

Said. ¡Sea! 



— 86 — 

Blanca. ¡Adiós! 

Said. ¡Blanca! 

¡vuestra mano! 
Blanca. ¡Sáid! 

Said. (Besándosela). ¡La que quería 

matarme y me ha salvado! 
Blanca. ¡Es vuestra, vuestra! 

Said. ¡Ese puñal al agua! Tiemblo al verlo 

sobre vos. 
Blanca. (Arrojándolo por la porta). 

Ya está. ¡Pronto! 
Said. ¡Si me arrancan 

la vida! 
Blanca. ¿Volveréis? 

Said. Sí: yo os lo juro; 

hasta vendrá, si muero, mi cadáver. 
Blanca. ¡Adiós! 
Said. ¡Adiós! 

Blanca. Llamadme de la tierra, 

del mar, del paraíso ó del abismo. 

Yo os seguiré gritando: ¡Vuestra! ¡vuestra! 

(Se oye rumor en lo alto de la escala y se separan). 
Said. (Desde la porta, en voz baja). 

Hasta mañana. 
Blanca. (También muy quedo). 

¡Adiós! 
Said. ¡Blanca! 

(Volviendo precipitadamente y besándola en la boca). 
Blanca. ¡Sáid! 

Said. (Otra vez en la porta). ¡Blanca! 



ESCENA XII 

DICHOS y CARLOS; luego, FERRÁN, JUAN, GUILLEN j 

ROQUE. Soldados y marineros. Sáid se ha cogido á la cuerda y se halla 

fuera de la porta. Carlos ha bajado un solo escalón y se detiene. 

Carlos. ¿En dónde está ese vil? 

Blanca. Vuelven: no hay tiempo. 



— 87 — 



Carlos. 


¡Morirá! 




(Sale la luna é ilumina de lleno á Sáid, que aún deja ver medio 




cuerpo por la porta). 


Blanca. 


¡Padre! 


Carlos. 


¡Quita! ¡Yo le mato! 




(Carlos baja otro escalón y dispara sobre Sáid en el momento 




en que Blanca, conociendo la intención de su padre, se pone 




delante para resguardarlo con su cuerpo, y recibe la bala, ca- 




yendo herida). 


Blanca. 


¡Ah! 


Said. 


¡Es ella á quien matáis! 




(Volviendo á subir para impedir que caiga Blanca, á quien re- 




coge en sus brazos y no abandona hasta que los dos desapa- 




recen). 


Blanca. 


¡Ah, padre! 


Carlos. 


¡Blanca! 


Ferran. 


¡Qué horror! 




(Apareciendo con los otros al pie de la escala). 


Said. 


¿La abandonáis?... ¡La tomo! ¡Es mía! 


Carlos. 


(Llegando al medio de la escena con I03 demás). 




¡Hija! 


Said. 


(Asiéndola con-vulsivamente). 




¡Abrázame, esposa; á morir juntos! 




¡Al mar! 


Blanca. 


¡Al cielo! 




(Se arrojan al mar abrazados; Carlos cae de rodillas, Ferran corre 




á mirar por la porta). 


Ferran. 


¡Al fondo! 


Carlos. 


¡Oh, Dios! 


Ferran. 


¡Ni rastro! 




(Volviendo á la escena sobrecogido de espanto. Telón rápido). 



FIN DE LA TRAGEDIA 



OBRAS DE DON ENRIQUE GASPAR 



Corregir al que yerra, comedia en un acto, original y en verso. 
El onceno, no estorbar, comedia en un acto, original y en verso. 
La escala del matrimonio, comedia en tres actos, original y en 

verso. 
Candidito, (Tercera edición), comedia en un acto y en verso. 
No lo quiero saber, (Segunda edición), comedia en un acto y 

en verso. 
¡Pobres mujeres! (Quinta edición), comedia en un acto, ori- 
ginal y en verso 
El piano parlante, comedia en tres actos, original y en verso. 
El sueño de un soltero, comedia en un acto, original y en 

verso. 
Moneda corriente, comedia en Itres actos, original y en verso. 
Cuestión de forma, comedia en tres actos, original y en verso. 
El jugador de manos, comedia en tres actos, arreglada del 

francés. 
Las circunstancias, comedia en tres actos y en prosa, original. 
La chismosa, comedia en tres actos, original y en verso. 
La levita, (Cuarta edición), comedia en tres actos, en prosa, 

original. 
Don Ramón y el señor Ramón, comedia en tres actos, en prosa, 

original. 
La Can-canomanía, sátira en un acto. 

Los niños grandes, comedia en tres actos, en prosa, original. 
El estómago, comedia en tres actos, en prosa, original. 
Atila, drama en tres actos, en verso, original. 
El oso proscripto, comedia en tres actos, en prosa, original. 
La Nodriza, comedia en dos actos, en prosa, original. 
Las sábanas del cura, boceto en un acto, en prosa, original. 
La resurrección de Lázaro, juguete cómico en dos actos, y en 

prosa. 
Administración pública, boceto en tres actos y en verso. 
Problema, comedia en tres actos, en prosa» 



Amor t arte, drama en tres actos, en prosa. 

La lengua, comedia en tres actos, en prosa. 

La gran comedia, comedia en tres actos, y en prosa. 

Las luchadoras, buñuelo en un acto, y en prosa, arreglado del 
francés. 

Lola, comedia en tres actos y en prosa. 

Las personas decentes, comedia original, en tres actos y en 
prosa. 

Serafina la devota, comedia en cuatro actos, y en prosa, arre- 
glada del francés. 

La estatua ecuestre, boceto en un acto y en verso. 

Mar y cielo, tragedia en tres actos, traducida del catalán. 

El haba de san Ignacio, comedia en tres actos y en prosa. 

Judit de Welp, tragedia en tres actos, traducida del catalán. 

La huelga de hijos, comedia en tres actos y en prosa, original. 

La casa de baños, comedia en dos actos y en prosa, original. 

La eterna cuestión, esbozo dramático en tres actos y en prosa, 
original. 

La rebaja del tío Paco, boceto en un acto y en verso, original. 

La cola de paja, comedia en dos actos y en prosa, arreglada del 
francés. 



ARCHIVO Y COPÍSTERIA MUSICAL 

PARA GRANDE Y PEQUEÑA ORQUESTA 



PROPIEDAD DE 



FLORENCIO FISCOWICH, EDITOR 



Habiendo adquirido de un gran número de nuestros me- 
jores Maestros Compositores la propiedad del derecho de re- 
producir los papeles de orquesta necesarios ala representación 
y ejecución de sus obras musicales, hay un completo surtido 
de instrumentales, que se detallan en Catálogo separado, á 
disposición de las Empresas. 



PUNTOS DE VENTA 



En casa de los Corresponsales de esta Ga- 
lería ó acudiendo al EDITOR, que concederá 
rebaja proporcionada al pedido a los Libreros 
ó Agentes.